Saltar al contenido

Llegan ballenas francas a Puerto Madryn en Argentina

24 junio 2009

avistaje ballenas francas. Grupo Navega

Las ballenas francas (“Eubalena australis”), como ocurre cada año en esta época, comenzaron a llegar hoy a las costas de Puerto Madryn, en las costas argentinas del Atlántico.
Con estas llegadas, comenzó también la cuarta edición del espectáculo denominado “Vigilia de las Ballenas”, el cual podrá seguirse a través de internet hasta las 20:00 horas locales del próximo domingo en el sitio www.chubut.gov.ar/ballenas.
2050695633_c5c64f9edb

Las ballenas francas llegan a la zona para aparearse y procrear nuevos ejemplares, en un espectáculo natural único de gran atracción global que se transmite en tiempo real a observadores ubicados en más de 130 países.
Puerto Madryn es una localidad patagónica ubicada en las costas del océano Atlántico, a unos 1.500 kilómetros al sur de Buenos Aires.
La entrada de la Península Valdés de este puerto fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1999 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Se asegura que más de 1.500.000 de personas han seguido este espectáculo natural desde que comenzó a ser transmitida esta curiosa fase de la vida de estos mamíferos.
La experiencia es liderada por las áreas de turismo e Información Pública del gobierno chubutense, el cual procura alentar este tipo de actividades de “turismo digital” junto al sector privado.
La iniciativa conjunta es desarrollada con la empresa argentina Lupa Corporation, especializada en este tipo de actividades que también desarrolla cada año con la llegada de los pingüinos a Punta Tombo, también en la provincia
Historia de la Vigilia de las Ballenas

Cuando en los primeros meses de 2006 comenzaron los preparativos para llevar a cabo la primera experiencia, los promotores de la iniciativa -con más inseguridades y audacias que certezas y conocimientos – posiblemente no imaginaron, en plenitud, los alcances de una idea que, con el correr de los años, se convertiría en una inesperada y fructífera ventana promocional en el resto del mundo de uno de los principales recursos turísticos del Chubut.
La primera vigilia televisiva de la llegada de las ballenas francas a Península Valdés dio aquel año, sin embargo, su primer paso y, tras superar el desafío inicial, comenzó un recorrido con exito, que ha ido enriqueciéndose año a año y se ha transformado ya en una realización reconocida y esperada hacia fines de mayo, cuando los afamados cetáceos comienzan a refugiarse en las aguas de Chubut para cumplir su rito vital de aparearse y procrear nuevos ejemplares para incrementar la emblemática especie.
Península Valdés – declarada “Patrimonio Natural de la Humanidad” por las Naciones Unidas- está próxima a ser escenario nuevamente de otra experiencia similar. .
Ese apoyo mundial reconoce, en definitiva, el aporte innovador y creativo de un trabajo hecho por chubutenses para todo el mundo, con el compromiso y el esfuerzo que surgen del amor por su provincia y con la firme decisión de proteger y divulgar las riquezas faunísticas que la distinguen en el resto del mundo.
Península Valdés
Patrimonio Natural de la Humanidad – Unesco 1999
El Área Natural Protegida Península Valdés fue creada como Reserva Natural Turística de Objetivo Integral en el año 1983 por ley Nº 2161 y se integraron a la misma las Reservas Naturales Turísticas Isla de los Pájaros, Punta Pirámide,Caleta Valdés, Punta Norte y Punta Delgada. En 1999 fue declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO. En el año 2001 se crea con nuevos límites y se aprueba su Plan de Manejo mediante la Ley Nº 4722. Es la más importante por su biodiversidad y extensión (con casi 400.000 ha en tierra y unas 176.000 ha en mar). Es conocida en todo el mundo por la visita de la Ballena Franca Austral a sus costas, que se dibujan en el Mar Argentino con los Golfos San José y Nuevo. Este último cobija la villa de Puerto Pirámides, que ofrece los servicios esenciales al visitante.