El pez vela, de los más veloces del océano y preciado trofeo de pescadores deportivos

1
3577

El Pez Vela es un animal realmente espectacular. Con su peculiar aleta dorsal de enormes dimensiones que le da nombre es capaz de nadar a grandes velocidades en busca de sus presas favoritas.

La primera vez que se describe al pez vela como especie fue en 1792, siendo el la ahora conocida especie de pez vela del atlántico (Istiophorus albicans). Posteriormente se identificó la otra subespecie aunque algunos científicos discrepan sobre si los dos son de hecho, especies diferentes.

Especies y Subespecies

Con el pez vela podemos diferenciar dos subespecies, la atlántica (Istiophorus albicans) y la indo-pacífica (Istiophorus platypterus), ambas de la familia de los marlines, con colores azulados o grises, y siempre con el vientre blanquecino. Se considera una diferencia de tamaño, siendo más pequeño el primero mencionado.

Hábitat del pez vela

Su hábitat comprende las zonas superiores de los océanos, cerca de la superficie y se decantan por las aguas templadas o cálidas, en una zona algo más extensa que entre los trópicos donde es fácil encontrar a sus presas habituales, como las sardinas y las anchoas.

El hábitat del pez vela del Atlántico varía según la temperatura del agua y en algunos casos las condiciones de viento. En los extremos norte y sur de su distribución, el pez vela del Atlántico aparece sólo durante los meses más cálidos. Estos cambios estacionales en la distribución pueden estar vinculadas a las migraciones de sus presas. Generalmente se encuentra en las capas más cálidas, superior por encima del termoclina externa, la especie migra a menudo a las aguas cercanas a la costa, y prefieren temperaturas entre 21 ° y enlace 28° C, pero también es capaz de descender en el agua bastante profunda. En general, los peces vela del Atlántico son altamente migratorias y se pueden encontrar a partir de aproximadamente 40 ° N y 40 ° S en el Océano Atlántico occidental y de 50 ° N y 32 ° S en el este del Océano Atlántico. Aunque existen pocos registros sobre su enlace con el Mediterráneo, se pueden encontrar ejemplares juveniles atrapados allí. En el Atlántico occidental, se encuentra en mayor abundancia en el Golfo de México, el Mar Caribe y la costa atlántica de Florida, donde se encuentra el pez de agua salada oficial del estado.

pez vela 2

A su vez el pez vela Indo-Pacífico (Istiophorus platypterus) se puede encontrar en aguas templadas y tropicales de todo los océanos del mundo. En general, tienen una distribución tropical y son particularmente abundantes cerca de las regiones ecuatoriales del Atlántico, el Pacífico y el Índico desde 45 ° a 50 ° N en el Pacífico Norte occidental y desde 35 ° a 40 ° N en el nordeste del Pacífico a unos 35 ° S en el este del Pacífico Sur. En el océano Índico occidental y en el Océano Índico, Indo-Pacífico se puede encontrar entre 45 ° y 35 ° S, respectivamente. Esta especie se encuentra sobre todo a lo largo de las regiones costeras de estas latitudes, pero también se puede encontrar en las regiones centrales de estos océanos.

El pez vela del Indo-Pacífico son epipelágicos y se que pasan la mayor parte de su vida adulta entre superior de la termoclina, como sus compañeros Atlánticos.

Aspectos biológicos del pez vela

Otra de las particularidades físicas del pez vela es su hocico, que se estrecha hasta terminar en un punta, semejante a un sable afilado. En acción es impresionante, con su aleta dorsal desplegada como si fuera una vela y su boca terminada en “sable”, nadando detrás de sus presas deja imágenes de gran plasticidad física.

La primera aleta dorsal en forma de vela es el principal distintivo de esta especie y que le ha dado su nombre común. Ostenta entre 37 y 49 elementos, y alcanza una altura mayor que la de su cuerpo. Su forma le permite cortar el agua con extraordinaria facilidad siendo el complemento ideal para alcanzar grandes velocidades. La segunda aleta dorsal es mucho más pequeña, con seis u ocho rayos únicamente. La cola constituye otro elemento fundamental en la propulsión, al estar unida por un fuerte y poderoso pedúnculo caudal.

Pez Vela 2

Estos hermosos peces registran longitudes entre dos y tres metros, y pueden alcanzar hasta 100 Kg de peso, no obstante por el aumento en su pesca es bastante difícil encontrarse ejemplares que superen los 40 Kg. Su color azul metalizado es bastante llamativo en su cuerpo alargado, musculoso y comprimido. La mandíbula superior se extiende formando una fina asta al estrecharse, y termina en forma de pico redondeado.

¿De qué se alimenta el pez Vela?

Este carnívoro de los oceános es considerado uno de los depredadores más hábiles de las aguas calidas y sin lugar a dudas, el más rápido.

Su alimentación incluye calamares, atunes, pulpos y peces voladores. A menudo usan su pico para apartar células de peces del cardumen y hacerlas más vulnerables en la caza. Aunque pueden sumergirse hasta 30 metros de profundidad para buscar presas, prefieren hacerlo a luz del día en aguas poco profundas a lo largo de bordes coralinos.

El pez vela en la pesca deportiva

Según las mediciones de los científicos, los peces vela pueden llegar a nadar a velocidades cercanas a los 120 km/h.

pez vela

Si ha esa increíble velocidad del pez vela, le sumas sus más de tres metros de envergadura y que pueden llegar a pesar cerca de 100 kg de peso, los convierten en verdaderos torpedos submarinos.

Todas estas cualidades han hecho que en el mundo de la pesca deportiva, los peces vela sean una de las especies de más prestigio. Pese a que su carne es bastante dura y su uso en consumo humano es más bien reducido, el capturar un ejemplar de pez vela sigue siendo un trofeo que todo pescador de altura quiere tener en su haber, con la correspondiente foto de rigor.

Para capturar un pez vela, lo primero que tienes que tener es paciencia, debido a su increíble fuerza. Nada más pica el anzuelo, el pez vela comienza a nadar a toda velocidad durante horas hasta que se cansa, momento en el cual el pescador afortunado que ha llegado a este punto, esta en el momento de enfrentarse al siguiente desafío, acercarlo hasta el barco e izarlo a bordo. No es tarea baladí y sobretodo peligrosa ya que su hocico afilado y sus aletas pueden provocar serias heridas en los pescadores.

Pez Vela 3

Curiosidades sobre el pez vela

Un dato curioso sobre el pez vela es su tiempo de vida en la naturaleza, no llegando a superar los cuatro años que comparado con otros animales marinos de su misma envergadura y cualidades se nos hace bastante corto.

La función exacta de la aleta dorsal grande, o la “vela” aun  queda por descubrir. Algunos de los usos más probables son que puede ayudar a sus maniobras rápidas de cambio de dirección, actúan como una vela real cuando el pez está en la superficie y / o ayudar a calentar la sangre cuando se expone a el sol.

Una gran noticia sobre esta especie de merlines es que su población es bastante abundante y estable por lo que la pesca deportiva no va a poner en peligro, por ahora, al pez vela.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here