Saltar al contenido

¿Agonizan nuestros oceanos?

Nuestros océanos nos llevan avisando desde hace décadas.

Hace unos 10 años se realizó el XII Seminario de Periodismo y Medio Ambiente. Retomando las preguntas claves de los ponentes en ese entonces tenemos dos fundamentales que quisimos retomar:

¿Agonizan nuestros océanos? ¿Debería existir una policía para vigilar las aguas internacionales por parte de la ONU?

A la primera pregunta no es fácil responder, ya que sabemos que nuestros océanos se encuentran en estado crítico, y “estamos cien veces por debajo de la protección que deberíamos ofrecer”; los estados no se declaran responsables sobre la vigilancia de cada parte de las aguas internacionales, y esto crea un cuello de botella que impide esta protección”. Pero, no podemos afirmar que nuestros océanos están agonizando, porque realmente todavía hay esperanza, es el momento justo para decidir qué queremos hacer para y por nuestros océanos, llevarlos al colapso total o tomar la férrea voluntad de protegerlos, conservarlos no solamente para nosotros, sino también para las generaciones futuras.

Sin embargo, para nuestra vergüenza, no solamente los océanos, sino también los ríos, lagunas, lagos y la atmósfera han sido impactados fuertemente por las acciones antrópicas. Es innegable, que existen muchas legislaciones que protegen el suelo, el aire, y los recursos naturales, como la Ley del Mar por parte de las Naciones Unidas, pero países importantes como Estados Unidos, Rusia, China, no ratifican, ni se comprometen a dejar de hacer  emisiones contaminantes a los cuerpos de agua, al suelo y al aire, entonces los países que sí ratifican y cumplen los acuerdos, se sienten defraudados, y finalmente las reuniones y acuerdos terminan sin ser vinculantes, generando acuerdos que nunca entran en vigor por falta de apoyo económico, político y social.

Compartimos este video de la oceanógrafa Sylvia Earle, en el cual muestra imágenes impresionantes del océano y pide que nos unamos a la protección del vital corazón azul del planeta.

En cuanto a la segunda pregunta (¿Debería existir una policía para vigilar las aguas internacionales por parte de la ONU?), es necesario aclarar que las aguas internacionales  son todas las partes del mar no incluidas en la zona económica exclusiva de los países que tienen salida al mar, sobre las cuales los estados tienen jurisdicción. Las aguas internacionales deben ser utilizadas siempre con fines pacíficos, los estados tienen libertad para realizar diversas actividades allí, como la navegación, sobrevuelo, tendido de cables y tuberías submarinas, construcción de islas artificiales y otras instalaciones permitidas por el derecho internacional.

Aunque, las aguas internacionales se encuentran protegidas por el Artículo 87 de la Convención del Mar, no hay mucha seguridad en estas aguas, ya que, aunque un particular o un organismo este haciendo alguna actividad ilícita, únicamente podrá intervenir un organismo de seguridad del país de origen del particular, lo que lo convierte prácticamente en un territorio en el que no se cumplen las leyes.

Es muy común que en aguas internacionales ocurran pescas ilegales y masacres ambientales, pero debido a la poca capacidad de intervención es muy difícil de controlar.

Aunque suene utópico, sí es posible que los estados organizados puedan tener una “policía ambiental” que resguarde las aguas internacionales, pesca e investigación científica, la cual podría ser un ente adscrito a la Organización de Naciones Unidas ONU, que utilizando la tecnología adecuada, sistemas de alerta temprana, Sistemas de Información Geográfica, entre otros, se encargue de preservar todas las maravillas que hay en el fondo de las aguas internacionales. En el 2020, se celebrará la Conferencia de los Oceanos de las Naciones Unidas, esperemos este tema sea discutido en la conferencia.

En los últimos años el periodismo medioambiental ha cobrado fuerza, especialmente en los últimos meses se han hecho virales temas ambientales como lo fue el incendio en el Amazonas y la lucha de jóvenes como Greta Thunberg contra el Cambio Climático.

Aunque sea posiblemente un tema polémico y existan opiniones encontradas es de suma importancia que en este momento se estén dando estas discusiones a nivel mundial y que millones de personas estén al tanto de lo que está ocurriendo.

Sin embargo, aún hace falta informar mucho más a la sociedad, de una manera sistemática, con argumentos científicos y amenos, de la problemática ambiental  por la que atraviesa nuestro planeta, para que cada vez más personas puedan tomar mejores decisiones, basados en información veraz y oportuna, ya que las redes sociales se han nutrido, en gran medida, de información poco precisa y no sustentada. Insistimos, que es necesario tomar en cuenta el origen de la información y asegurar que las fuentes sean confiables, para que aumente la capacidad de divulgar y concientizar en temas tan importantes para nuestra supervivencia, como lo es el ambiente, de la mejor forma.

Como ejemplo, compartimos este artículo sobre la viralización de fotos descontextualizadas o engañosas durante el impactante incendio en el Amazonas.

Hoy, cada uno de nosotros, desde nuestras redes sociales debe corroborar la validez y difundir con responsabilidad la información que nos llega.