Saltar al contenido

La contaminación del mar. Basuras marinas y plásticos en el océano

plástico

Contaminación del mar y los océanos

Cuidar nuestro mares es una necesidad que no siempre es comprendida ni por todos, ni por las administraciones oportunas. La contaminación del mar es un tema muy preocupante en la actualidad y está causada por multitud de factores entre los que, sin duda alguna, predomina el plástico.

Estos derivados del petróleo, esos maravillosos inventos que nos ha permitido desarrollarnos como humanidad y que tanto nos ha facilitado la vida. Este material, que a todas vistas era perfecto, se está volviendo en nuestra contra en la actualidad, pero… ¿por qué?

¿Qué es el plástico?

Antes de hablar de la contaminación del mar, debemos saber realmente qué es el plástico.

Son polímeros que se moldean a partir de calor y presión. Es un material artificial creado por la mano del hombre que está formado por largas cadenas de polímeros creados a partir de materias primas tanto orgánicas como inorgánicas, las cuales se obtienen generalmente del petróleo, carbón y gas natural.

La popularidad del plástico

La popularidad de este material viene dada por su versatilidad, poco peso, su resistencia, su bajo coste de producción, sus propiedades para proteger a su contenido del oxígeno y la humedad, su alto poder aislante frente a la temperatura y a la electricidad, su alta resistencia a la corrosión y su longevidad.

plástico
©Metacrilatos.net

La popularidad de los PETs, (Polyethylene terephthalate – tipo de plástico usado en envases para bebidas y textiles), que su producción global se ha incrementado en un 500% en los últimos 60 años. Convirtiéndose así en un elemento indispensable en nuestro día a día, estando en todos los ambientes en los que nos movemos, llegan incluso a encontrarse en nuestra ropa y en los productos cosméticos que usamos diariamente.

Clasificación de los plásticos

La contaminación de los océanos varía enormemente en función del tipo de PET y otros poliésteres así sus características.

En cuanto a tamaño, podemos encontrar tres tipos de plásticos: macroplásticos, microplásticos y nanoplásticos.

1.- Macroplásticos

Corresponde a todos los tipos más habituales que todos conocemos. Técnicamente se definen como aquellos plásticos de un tamaño mayor a 5 milímetros.

plástico
©Pinterest

2.- Microplásticos

son un quebradero de cabeza para la ciencia ya que nadie se pone de acuerdo respecto a sus características pero, por lo general, son plásticos que poseen un tamaño de entre 5 y 1 milímetros.

3.- Nanoplásticos

Finalmente, corresponden a los plásticos que posean un tamaño inferior a 1 milímetro.

En cuanto al origen, los macroplásticos se originan por fabricación directa mientras que los microplásticos y los nanoplásticos pueden tener dos orígenes diferentes. o por fabricación directa (origen primario) o por degradación de plásticos más grandes (origen secundario).

Un ejemplo de fabricación directa de micro y nanoplásticos son las esferas diminutas que se encuentran en algunos productos cosméticos exfoliantes o en pastas de dientes. Respecto a los micro/nanoplásticos secundarios, se generan principalmente por fotodegradación de plásticos de mayor tamaño, aunque también por degradación térmica, degradación mecánica, degradación química e hidrólisis, aunque este último tiene una eficiencia poco significativa.

plástico
©Anderson et al., 2016

La fotodegradación, causada por los rayos UV del Sol, rompe la matriz polimérica del plástico provocando que el peso molecular de los polímeros disminuya, lo que deriva en una debilitación del material que hace más fácil su rotura por la acción de otros agentes.

La gran mayoría de los microplásticos secundarios se originan en las playas por la degradación que se hallan en ellas, debido a que en las playas la degradación es mucho más rápida que en el mar, puesto que la radiación UV y la temperatura son mucho más altas en comparación con las que se dan en el agua; a demás el empuje del viento en la playa favorece la degradación mecánica al desplazarse los plásticos por los sedimentos.

En función de la composición, encontramos multitud de tipos, los más populares son:

  • Polietileno (PE): es el polimero más simple, es el plástico más fabricado, representa el 30% del total.
  • Polietileno tereftalato (PET): muy usado en envases de bebidas y textiles
  • Policloruro de vinilo (PVC): es el polímero más versátil, muy usado en tuberías y cables.
  • Polipropileno (PP): usado en textil, embalajes, bolsas…
  • Poliestireno (PS): muy usado en envases y embalajes.
  • Poliuretano (PU): principal componente de los productos aislantes en la construcción.
  • Poliamida (PA): polímero también conocido como nylon, muy usado en la industria textil.

plástico

Contaminación por plásticos

Hay 8.300 millones de toneladas alrededor de la Tierra. Se dice rápido ¿verdad?. Pues esa es la cantidad que el ser humano ha generado desde los comienzos de la fabricación de este material en la década de los 50. Para que nos hagamos una idea, este peso equivaldría a 1000 millones de elefantes.

De toda la cantidad producida, se estima que un 10% del total acaba en los océanos en forma de basuras marinas. De ser real esta estimación, estaríamos hablando de que actualmente hay 830 millones de toneladas de plásticos en el océano, concretamente de macroplásticos.

Basándose en datos de la revista Science, científicos de la Universidad de Stanford y de Peking estipulan que cada año llega a los océanos entre 0.48 y 1.27 millones de toneladas. Del 90% restante, casi el 80% yace en el medio ambiente y en vertederos más o menos controlados. Actualmente, la humanidad apenas recicla el 10%. Así que el envenenamiento de los océanos es realmente acusado!

plástico
©Flickr

Hay que destacar que una investigación llevada a cabo por científicos de las Universidades de Hawaii, de Western Australia, de Ciudad del Cabo y de distintas instituciones científicas de Francia, Chile, California y Nueva Zelanda, estimó que la cantidad actual de microplásticos en los mares y océanos del mundo es de 5.25 trillones de partículas, que equivalen a 270 mil toneladas de microplásticos.

Toda esta contaminación del mar tiene la firma del ser humano, por descuido, dejadez o incluso ignorancia. La mayoría de las fuentes de contaminación de plásticos en los océanos proceden de tierra firme.

Muchos llegan al mar transportados por el viento (todos hemos visto alguna vez una bolsa de plástico volando en días de viento), otros por propia voluntad humana de forma directa lanzando los desperdicios al mar, y muchos llegan arrastrados por las corrientes de los ríos al mar.

Estos últimos, los ríos, juegan un papel importante en la contaminación de los mares, al transportar las basuras desde el continente hasta el mar. Un estudio demostró que solamente dos ríos de Los Angeles (California, EEUU) vertían al océano Pacífico 2 billones de partículas en tan solo 3 días.

Visto de forma global, el hemisferio norte se encuentra mucho más contaminado que el hemisferio sur y eso se debe a que hay más superficie continental en ese hemisferio y por tanto más gente viviendo en esta parte del planeta, lo que se traduce en más porcentaje de basura en el mar.

Además, si le añadimos el hecho de que los países del hemisferio norte están, por lo general, más desarrollados tecnológica e industrialmente que los del hemisferio sur, el uso de PSTs es notablemente mayor que en la zona sur de nuestro castigado planeta.

plástico
©Econoticias

A los países del hemisferio sur, la mayoría insulares, les llega la mayor parte de las basuras marinas de forma de PETs (Botellas y envases) por acción de las corrientes marinas. En algunos de estos países, el uso es ínfimo, no obstante poseen niveles de contaminación del mar equiparables a los de los países más desarrollados.

El nivel industrial inferior sumado al hecho de que hay millones de  playas e islas deshabitadas, hace prácticamente imposible que los países menos desarrollados del hemisferio sur sean capaces de lidiar con las basuras marinas que llegan a sus costas.

Qué continente tiene más plástico

Probablemente el caso de contaminación por plásticos más conocido sea el continente de plástico del océano Pacífico.

Se estima que esta isla de basura, situada en el sector centro-norte de este océano, tiene aproximadamente 1 millón y medio de kilómetros cuadrados de superficie, es decir, una superficie de 1,5 millones de kilómetros cuadrados de océano cubierto de toneladas y toneladas de basura, en su mayor sobretodo microplásticos flotando en suspensión en la columna de agua.

Teniendo en cuenta que la superficie del océano Pacífico es de 155,5 millones de kilómetros cuadrados, estamos hablando de que aproximadamente un 1% de este océano está cubierto. Para que os podáis hacer una idea, España posee entorno a 505 mil kilómetros cuadrados de superficie, por lo que estaríamos hablando de 3 Españas cubiertas.

plástico
©Quiksilver

A estas alturas, ante los niveles de envenenamiento del mar, podemos afirmar que prácticamente en cada océano se encuentran una o dos islas de basura de distintos tamaños, aunque la más grande es la del Pacífico.

Estas acumulaciones se deben a los llamados giros oceánicos, grandes giros que realizan las corrientes oceánicas por acción de la rotación terrestre. Al ir a la deriva de las corrientes, quedan atrapados en estos giros de los que les es prácticamente imposible salir y dispersarse, quedándose allí de forma perpetua.

Qué problemas causan los plásticos en el medio ambiente y en los humanos

La contaminación del mar por polímeros provenientes del petróleo, concretamente por macroplásticos, es un tema muy recurrente y conocido por la sociedad. Principalmente son los animales de mayor tamaño los que se ven más afectados por los macroplásticos.

Dos principales problemas para los animales marinos:

  • Problemas por ingestión y comida.
  • Problemas por asfixia.

El problema más común es su ingestión ya que al comérselos, estas basuras marinas se quedan en los estómagos dando sensación de saciedad, lo que hace que el animal no se alimente y se muera de inanición, esto es muy típico en pájaros, cetáceos y tortugas.

Otro problema muy común es la asfixia. Por ejemplo, se han visto multitud de casos en los que tortugas y cetáceos, principalmente ballenas, se enredan en redes fantasma que les dificultan moverse con naturalidad impidiéndoles salir respirar y morir de asfixia o incluso por agotamiento por el esfuerzo. Y así podríamos estar páginas y páginas hablando de los problemas medioambientales derivados de los macroplásticos.

Hay que destacar un tipo de suciedad del mar provocada por derivados del petróleo que es muy importante y que cada vez está atrayendo más el foco de atención de la comunidad científica: la contaminación por microplásticos y nanoplásticos.

plástico
©Sunfish Research

Los distintos tamaños, densidades, formas y tipos de micro y nano que llegan al mar, incrementan de manera notable el abanico de impactos que pueden desencadenar estas basuras marinas en los ecosistemas. Uno de los más importantes es la introducción en la cadena trófica a través de invertebrados marinos filtradores y del zooplancton (propensos a identificar los nanoplásticos como alimento).

Diferentes estudios han observado los efectos que tiene la ingesta de microplásticos en los invertebrados y vertebrados marinos, efectos tan diversos entre los que se encuentran: abrasión y/o obstrucción intestinal, aumento de la respuesta inmunológica en mejillones, reducción de las reservas energéticas en los poliquetos, toxicidad hepática en peces, reducción de las tasas de alimentación, fecundidad y supervivencia en copépodos, alteración de las tasas de respiración, capacidad reproductiva y filtración en moluscos bivalvos.

Estas basuras marinas por micro y nanoplásticos, pueden llegar a nosotros a través de la alimentación. Greenpeace alertaba a través de un informe de la presencia en multitud de peces y mariscos que llegan a nuestras mesas. Por desgracia, no solo la alimentación supone un riesgo para los humanos.

Un estudio llevado a cabo por la organización de periodismo Orb Media en colaboración con la Universidad Estatal de Nueva York, descubrió microplásticos en el agua de las botellas. Concretamente los descubrieron en el 93% de las muestras analizadas, lo que constituye un dato realmente alarmante.

plástico
©Ban the bottle

Existe un problema muy poco conocido respecto a los micro y nanoplásticos, y es que estos son propicios a absorber los contaminantes aéreos que precipitan al mar, los conocidos como contaminantes orgánicos persistentes (COPs).

Estos contaminantes son tóxicos, persistentes y bioacumulativos, y gracias a sus características hidrofóbicas son atraídos y absorbidos por los microplásticos, dándose concentraciones mucho más elevadas en los microplásticos que en las aguas circundantes.

Esto se traduce en que los microplásticos y los nanoplásticos no solo provocan problemas por su simple presencia, sino que además, pueden provocar problemas de toxicidad por los contaminantes que han absorbido durante su estancia en el agua.

No olvidemos, tanto macro como micro y nanoplásticos, no sólo se encuentran flotando en la superficie del agua, sino que por biofouling o por animales que luego los excretan en las profundidades, también se encuentran en los fondos marinos, lo cuales actúan como sumidero de los plásticos en el océano y donde, debido a la dificultad de realizar investigaciones a estas profundidades, no se sabe a ciencia cierta cual es el impacto que generan en estos ecosistemas.

plástico
©Econoticias

14 cosas que puedes hacer para disminuir el consumo de plástico

  • Para uso diario, usar botellas de acero inoxidable reutilizables.
  • Usar bolsas recicladas, reciclables y biodegradables, ya que la mayoría son recicladas pero no son biodegradables.
  • Pedir botellas de cristal en los restaurantes en lugar de las tradicionales.
  • Pedir que no te pongan pajitas en las bebidas, porque la mayoría acaban en los mares.
  • Evitar los productos cosméticos que contengan microesferas de plásticos, ya que se estima que en Europa se usan al año 4130 toneladas de microesferas en productos cosméticos, de las que en un solo uso de dichos productos, entre 4594 y 94500 microesferas se van por el desagüe y acaban formando parte de la contaminación del mar.
  • Cuidar más la higiene del medio natural, sobretodo aquellas zonas aledañas al mar como las playas.
  • Coger las frutas y verduras sin bolsas, pegando la pegatina sobre ellas directamente.
plástico
©La hipótesis Gaia
  • Comprar la carne y pescado en la carnicería/pescadería para evitar envases.
  • Apoyar proyectos e investigaciones cuyo fin sea disminuir el impacto de los productos provenientes del petróleo.
  • Evitar los envases y artículos de un solo uso.
  • Usar fiambreras (tuppers) de cristal en lugar de los plástificados.
  • No usar cápsulas de café, ya que no se pueden reciclar con facilidad debido a que normalmente están hechas de una mezcla de plástico y aluminio.

Si te ha gustado el artículo, compártelo!