Turismo Náutico en el Ártico. Buscando el Cabo Norte

0
613

Aguas cristalinas, aire puro y naturaleza salvaje resumen la esencia del Ártico, una extensión de terreno que se encuentra ante el gran reto de adaptarse o morir.

Definir el área que ocupa el Ártico es complicado ya que existen varias formas de medirlo, entre las que encontramos la de las isotermas, en la cual se define esta región como el área que queda en la parte interior de la isoterma de los 10ºC en el mes de julio o la que viene delimitada por las coordenadas 66º 33´N, el cual es el límite del “Sol de Medianoche” y la del oso polar.

Nosotros nos vamos a quedar con la del “Sol de Medianoche” ya que la de la isoterma es algo incierta debido a los cambios de temperatura tan exagerados que está soportando esta zona del planeta.

¿Como preparar un viaje al Ártico?

Visitar el Ártico es un viaje que debe preparar a conciencia ya que no es como ir a visitar una capital europea… Lo primero que debemos plantearnos es la estación del año en la que vamos a emprender nuestra aventura.

La temporada estival es la más popular debido a las benignas condiciones meteorológicas que nos ofrecen los meses de junio y julio. Estos meses son ideales para poder hacer increíbles rutas marítimas por el océano glaciar Ártico, disfrutando de todo el esplendor de su naturaleza en estado puro.

Navegar por el Ártico se puede hacer en un velero o en un crucero, dependiendo de del nivel de aventura y confort que se esté buscando en cada caso. En ambas opciones las rutas suelen ser muy parecidas pero la interacción con el medio es lo que realmente marca las diferencias.

Artículo relacionado: Amundsen & Kara ponen en jaque al mundo y aumentan la tensión

En un velero, acercarte y que se te acerque la fauna del Ártico es mucho más fácil que si vas en un gran crucero, pero estos últimos, al ser más rápidos, te dan la oportunidad de visitar más lugares en tu aventura por el Ártico. Además, siempre tendrás la opción de hacer alguna excursión programada a bordo de alguna embarcación más pequeña y acercarte a lugares menos accesibles.

Estamos hablando de dos filosofías de viaje diferentes. La suerte es que en el Ártico disponemos de ambos conceptos para disfrutar de uno de los destinos más impresionantes de los que podemos optar en estos momentos.

Si nuestra opción es visitar la región ártica fuera de los meses estivales, las opciones son mucho más reducidas. Aquí ya tenemos que optar por los rompehielos que operan durante una temporada un poco más amplia. La experiencia es increíble. El sonido del hielo resquebrajándose en la proa del barco, contrastan con el increíble silencio en el que se sume el Ártico durante los meses en el que el frío se apodera de las aguas. En el interior de estos barcos, pese a no ser de gran lujo, encuentras las comodidades necesarias para que tu viaje se correcto.

Para ser un poco más honestos con este reportaje sobre turismo náutico en el Ártico, es importante tener en cuenta que la región Ártica es inmensa, tocando las costas de Alaska, Canadá, Groenlandia, Islandia, Rusia, Laponia, Suecia, Noruega, Finlandia y las islas Svalbard.

Esta extensión hace imposible profundizar sobre un viaje al Ártico ya que necesitaríamos varios meses para asumir semejante reto, por lo que me centraré en pequeñas pinceladas, como esta próxima del Cabo Norte en Noruega.

En el vídeo Artic es de Tim Kellner (@timtothewild), quien viajó al Ártico entre el 22 de agosto y el 8 de septiembre, donde vivió a bordo de un rompehielos ruso.

En busca del Cabo Norte

Uno de los puntos míticos que a cualquier navegante le gustaría visitar alguna vez en su vida. Un acantilado de más de 300 metros de altura considerado como el punto más al norte de Europa.

Pero para ser exactos, el Cabo Norte, realmente no es el punto más septentrional de la Europa continental ya que este cabo está situado en la isla noruega de Magerøya. Y profundizando más, es de justicia decir que el cabo Knivskjellodden, muy cerca del Cabo Norte, se encuentra aproximadamente 1.500 metros más al norte…

No obstante, el Cabo Norte es un destino de visita obligada, a poder ser navegando, cuando estemos haciendo turismo por el Ártico.

Persiguiendo las Auroras Boreales

Si tu visita al Ártico tiene el principal y excepcional objetivo de ver una aurora boreal, tu viaje lo deberás proyectar entre los meses de octubre y marzo. Unos meses donde la temperatura es cruda pero que dota de esa magia indescriptible a esos lugares del planeta donde la vida es en si, un verdadero desafío.

Dos son las opciones que recomendaría para ver este espectáculo. Una a través de los cruceros que navegan diariamente desde Bergen o Kirkenes, pudiendo observar este fenómeno desde la cubierta del barco, y otra es por tierra, si te atreves a vivir la experiencia de adentrarte en el Círculo Polar Ártico con unas motos de nieve durante la noche en busca de las luces del norte.

Navidades en Laponia

Uno de los momentos más mágicos para visitar la zona europea del Ártico es durante el mes de diciembre donde el ambiente navideño tiñe ya el seductor ambiente glacial de Laponia.

Si viajas con niños, visitar la auténtica casa de Santa Claus pondrá la guinda a una experiencia que ningún miembro de la familia olvidará.

Si tu viaje es en pareja o amigos, la experiencia del Ártico la podéis complementar alojando en un hotel diferente. Por ejemplo el Aurora Dome, donde ponen en práctica el concepto de “glamping”. Si esto del camping con glamour no es lo vuestro, el Santa´s Hotel´s Glass es otra opción, donde podréis dormir en iglús construidos completamente de cristal que te permitirán disfrutar de las auroras boreales desde el sofá de tu habitación en todo su esplendor.

Organizar viaje al Polo Norte

Si la idea te seduce, puedes ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos a organizar tu viaje al Polo Norte para ver las auroras boreales, hacer una expedición en velero o navegar a bordo del rompehielos más grande del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here