Saltar al contenido

Thomas Coville, el solitario más rápido en dar la vuelta al mundo a vela

27 diciembre 2016
Thomas Coville

Thomas Coville ha logrado dar la vuelta al mundo en 49 días, 3 horas, 7 minutos y 38 segundos.

A la espera de que su registro sea validado por la WSSRC, de lo que no hay duda es que Thomas Coville es ya el hombre más rápido que ha dado la vuelta al mundo a vela en solitario, consiguiendo cruzar la línea de meta el 25 de diciembre a las 17 horas, 57 minutos y 30 segundos.

Nada más entrar, Thomas Coville lograba batir el récord actual, en posesión de Francis Joyon, en 8 días, 10 horas, 26 minutos y 28 segundos.

Los datos de la vuelta al mundo en solitario de Thomas Coville son simplemente sorprendentes. Ya es impresonante que haya navegado 28.400 millas a una velocidad média de 24,10 nudos pero lo más sobresaliente es que estos registros lo convierten en el tercer récord general en una vuelta al mundo a vela en solitario o con tripulación.

Para lograr esta hazaña, Thomas Coville ha tenido que dejar de lado la filosofía de la navegación en solitario para acercarse a como se hace en una vuelta al mundo con tripulación. Eso significa hacer muchas más maniobras a bordo y no ser tan conservador en sus decisiones.

Al final, la recompensa ha sido lograr ser el hombre que ha navegado de manera más rápida alrededor del mundo en solitario. Pero ¿esto tiene un precio? Sin lugar a dudas.

[bctt tweet=”Coville se convierte en el hombre más rápido en dar la vuelta al mundo a vela en solitario” username=”NauticalNewsTdy”]

Nada más cruzar la línea de llegada en Ouessant, en vez de poner rumbo a puerto, Thomas Coville decidió pasar la noche a bordo del barco. Subieron a bordo miembros del equipo de tierra del Sodebo y algunos familiares,  y estuvieron navegado hasta la mañana siguiente.

Thomas Coville

Primeras declaraciones de Thomas Coville después de cruzar la línea de meta.

“Ninguno de nosotros habíamos pensado en dar la vuelta al mundo por debajo de los 50 días. La sensación que tengo en estos momentos es tan profunda que me abruma. Los últimos días han sido muy angustiosos, poniendome bajo mucha presión. Todo esto mezclado con mucho cansancio acumulado y la falta de sueño han hecho que esté al límite en estos momentos.”

“Este es un día para mi como deportista, como hombre. Estoy orgulloso de la forma en que he navegado alrededor del mundo. Me derrumbe y me sobrepuse en algunas ocasiones y eso me hacia cada vez más fuerte mentalmente”, proseguía diciendo Thomas Coville.

“Una de las claves del crono que he logrado ha sido la gran cantidad de maniobras que he hecho. Aun recuerdo las trasluchadas encadenadas llegando al Cabo de Buena Esperanza… A veces tenía la boca sangrando, arrastrando velas de 150 kilos llenas de agua por la cubierta de mi barco, de 10 cms en 10 cms, una locura. Había noches que me las he pasado enteras en la cubierta con la escota en la mano listo para soltar si el patín de barlovento se levantaba mucho para evitar volcar. Ha sido un trabajo muy duro.”

Thomas Coville terminaba diciendo “Ahora sólo deseo dormir y dejar que mi mente entre en reposo. Quier dormir pensando simplemente que todo esta bajo control”.