Monstruos marinos. ¿Mito o realidad?

0
2040

A lo largo de la historia de los mares y de los océanos, los monstruos marinos, dentro del imaginario colectivo, siempre han jugado un papel muy importante. Tradiciones, culturas, leyendas, mitos, en definitiva o… sencillamente una realidad palpable pero que no queremos ver.

Y es que, a pesar de que atrás quedan ya algunos monstruos de nuestras aguas, cuya existencia no está contrastada, sí que podemos hablar de otros cuya sola presencia sería capaz de echar para atrás a la persona más preparada. Conozcamos pues a esos monstruos marinos, los cuales, quién sabe, pueden ser protagonistas de nuestras pesadillas.

El pez gota. El buque insignia de los monstruos marinos

Como no podía ser de otro modo, encabezando nuestra espeluznante clasificación, el rey de los monstruos marinos es el pez gota. Y es que, aunque parezca sacado de una película de ciencia ficción en la que un experimento humano ha fallado, este pez que habita en las zonas en las que la presión es muy elevada, carece de todo músculo y tiene un aspecto gelatinoso que le da la apariencia de una cabeza humana a punto de derretirse.

El pez pescador

Se alguna vez te has imaginado sumergido en las aguas más profundas y adentrándote en las grutas más inescrutables, ha sido porque nunca has tenido en mente al pez pescador. Con un aspecto casi de ciencia ficción, los dientes, dispuestos casi como sierras oxidadas, son solo la antesala de una extraña antena dispuesta en la parte superior y que sirve para atraer a sus presas.

Monstruos Marinos pez pescador

El pez hacha. Bienvenido a las profundidades

Si eres de los que piensan que en las aguas abisales no hay vida o no como te la imaginas, estás muy equivocado. De hecho, dentro de nuestro particular repaso a los monstruos marinos, reales por supuesto, no podemos dejar pasar por alto al pez hacha. Un ser que tiene toda la zona del pecho extremadamente comprimida de manera que lejos de tener una anatomía común, tiene una anatomía en forma de filo de hacha. Ideal para dejarse deslizar por las grietas de los lugares más recónditos y sorprender a sus presas y alimentarse de todos los restos de las profundidades de nuestro planeta.

El tiburón duende

¿Quién no recuerda la película Tiburón? ¿Quién no quedó marcado por las andanzas de este escualo? Pues bien, para terminar nuestro repaso a los monstruos marinos, que nada tienen que ver con la ficción, presentamos al tiburón duende. Con una historia alucinante, ya que ha sido uno de los supervivientes de una familia de tiburones con una antigüedad de 125 millones de años, este depredador, por suerte para nosotros, vive en las profundidades de los océanos aunque, para qué negarlo, su aspecto es extremadamente macabro.

Cuatro seres marinos que bien podrían ser los protagonistas de otras tantas películas en las que el inmenso mar es el protagonista. Sin embargo, lo mejor de nuestros amigos, si es que se les puede llamar así, es que son reales. Y es que, como hemos podido comprobar en estas línea, no tenemos que acudir a leyendas, más o menos fundadas y vagas en datos, para sorprendernos con lo que el mar y el océano puede ofrecernos.

Foto Pez Pescador: National Geografic, Fotógrafo: Bruce Robinson/Corbis

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here