Saltar al contenido

Descubre el rarifótico, una nueva zona del océano

20 abril 2018
océano

El océano y sus maravillas aún por descubrir

Que el océano son algo misterioso e inexplorado es algo innegable. De echo, la frase de que sabemos más de Marte que de las profundidades de los océanos es completamente cierta. Cada día se realizan nuevos descubrimientos, por ejemplo, un estudio publicado en marzo de este año demuestra la existencia de una nueva zona en el mar Caribe anteriormente desconocida.

El estudio llevado a cabo por un equipo científico del prestigioso Instituto Smithsonian ha descubierto una zona del Caribe con un ecosistema completamente desconocido hasta el momento.

Estudiando los arrecifes profundos de este mar, descubrieron una zona, entre los 130 y los 300 metros de profundidad, donde vivían un conjunto de peces de arrecife que, aunque taxonómicamente se distingue de las faunas menos profundas, comparte fuertes afinidades evolutivas con ellas.

océano
©Smithsonian

Este nuevo ecosistema descubierto es tan diferente y diverso que los investigadores sugieren otorgarle un nombre a esta franja de profundidades debido a su peculiaridad.

A esta nueva zona del océano de arrecifes profundos, sugieren llamarla la zona Rarifótica, y consistiría en la zona de transición entre las zonas mesofótica (donde se realiza la fotosíntesis) y la afótica (donde no llega nada de luz solar y por tanto no se puede realizar la fotosíntesis).

Las inmersiones se realizaron en el sur del mar Caribe, concretamente frente a la isla de Curazao, en las Antillas Holandesas. En apenas 200 metros cuadrados de la zona rarifótica, los investigadores descubrieron cerca de 30 especies nuevas de peces y especies ya conocidas de peces de arrecife. 

Una de las hipótesis para explicar la presencia de peces que viven a poca profundidad a estas profundidades del océano es que éstos han bajado a estos arrecifes en huyendo de las temperaturas cada vez más altas de la superficie. 

océano
©Smithsonian

Y en cuanto a las especies nuevas descubiertas, los análisis taxonómicos y evolutivos indican parentesco con las especies de aguas menos profundas, por lo que es probable que evolucionasen a partir de peces que bajaron a estas profundidades probablemente huyendo de las altas temperaturas de la superficie y/o de los depredadores.

“Se estima que el 95% del espacio habitable en nuestro planeta está en el océano, sin embargo, solo se ha explorado una fracción de ese espacio”, declara Carole Baldwin, líder del estudio. Lo que nos indica que apenas hemos empezado a explorar y conocer nuestro planeta, por lo que aún quedan innumerables descubrimientos por hacer en el océano.