El silencio, el nuevo enemigo de los arrecifes de coral

Los arrecifes de coral están en serio peligro por culpa del cambio climático. Cada año tienen que hacer frente a episodios de blanqueamiento cada vez más fuerte y a una creciente acidificación del agua. Ahora, se enfrentan a otro problema, el silencio.

0
©CNN

Los arrecifes de coral ahora se enfrentan al silencio.

Los arrecifes de coral son el emblema del cambio que se está produciendo en los mares y océanos de todo el planeta.

Cada vez que aparece una noticia de la acidificación de los océanos o de un episodio de blanqueamiento masivo de corales, nos estremecemos por dentro pensando en el qué pasará si llegan a desaparecer por completo los arrecifes de coral.

¿Sabes realmente qué son los corales? ¡Descúbrelo!

Pero, lamentablemente, el blanqueamiento y la acidificación no son los únicos problemas a los que se enfrentan los arrecifes de coral. Estas junglas submarinas se están quedando en silencio.

arrecifes de coral
©Daniel Hjalmarsson on Unsplash

Aunque no podamos oírlo, los arrecifes de coral son muy ruidosos, al igual que las selvas tropicales, están repletos de chirridos, silbidos y chasquidos producidos por la multitud de animales que viven en ellos.

Este ruido ayuda a las larvas y alevines de peces a encontrar el arrecife y volver a su hogar tras su estancia oceánica como huevos. Estos juveniles son los que ayudan a repoblar los arrecifes favoreciendo así su recuperación tras una tormenta o un evento de blanqueamiento.

Ahora, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Exeter (Reino Unido) en colaboración con otras universidades, ha descubierto que los arrecifes se están quedando en silencio.

arrecifes de coral
©ABC

Tras el evento de blanqueamiento masivo que sufrió la Gran Barrera de Coral de Australia en 2016, donde se perdió el 60% del coral, el asentamiento de nuevos peces se redujo un 40% respecto a años anteriores.

Esta disminución de peces provoca que el ruido disminuya, dificultando que lleguen nuevos juveniles a los arrecifes de coral, lo que disminuye aún más el ruido, entrando en un bucle de retroalimentación que provoca que los ecosistemas coralinos tarden mucho más en recuperarse que en condiciones normales.

Tim Gordon, primer autor del estudio, tras comparar los registros auditivos del año 2012 respecto al año 2016, califica la situación como “desoladora“.

arrecifes de coral
© Jakob Owens on Unsplash

A demás, de ayudar en la recuperación de los arrecifes, los peces herbívoros son los encargados de que las algas no crezcan en exceso asfixiando a los corales e impidiendo que se asienten nuevas colonias. Por lo que la disminución de peces, también podría derivar en un aumento significativo de las algas que supondrían un problema más con el que deberían lidiar los corales.

Aunque las larvas y alevines pueden seguir otras pistas para encontrar el arrecife, el silencio es un problema más que al que se enfrentan los arrecifes de coral y otro síntoma más de lo que está por venir en el futuro como la temperatura del planeta no deje de subir cada año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here