el bonito del atún
Vía Awesomeocean

El bonito Sarda Sarda

Una de las especies de atunes más queridos es sin duda El bonito. Tiene un aspecto y biología similares a atunes y caballas y se encuentra durante gran parte del año en las aguas costeras del Maresme. Conviene diferenciar entre lo que se llama bonito del sur (Sarda Sarda) también llamado por muchos, bonito común o bonito del Atlántico y el bonito del norte (Thunnus Alalunga).

El bonito pertenece a la familia de los Escomberomóridos (Perciformes), de formas y costumbres parecidas a los túnidos. Es una especie muy apreciada, perseguida por los pescadores deportivos y profesionales por la calidad de sus carnes, tamaño y defensa encarnizada que ofrece en el extremo del sedal.

Descripción del bonito

El cuerpo del bonito es alargado, con una estructura ligeramente comprimida y recubierto de escamas minúsculas. Podemos ver que tiene dos aletas en el dorsal muy próximas entre sí, de manera que la segunda comienza después de donde acaba la primera. La cabeza tiene una forma alargada y el hocico totalmente puntiagudo. La boca suele ser grande, prolongándose hasta el borde posterior de los ojos y está armado de fuertes dientes.

Las aletas pectorales son falciformes, cortas y anchas. Las ventrales, pequeñas e insertadas debajo de aquellas. La aleta caudal es ahorquillada y va precedida de un pedúnculo aplastado provisto de 3 carenas laterales. El bonito tiene varias pínnulas anales y dorsales.

partes bonito sarda
Vía Ictioterm.es

La coloración varía con la edad. El dorso es azulado, atravesado verticalmente por 12-16 bandas negruzcas que descienden por los costados hasta debajo de la línea lateral. Estas bandas están atravesadas y cubiertas por otras, en número de 7 a 9, de color negro y en sentido longitudinal, ligeramente oblicuo, desde el dorso hacia las pectorales. En los adultos son más visibles las líneas longitudinales, mientras que en los jóvenes son más evidentes las verticales. Las aletas dorsales y la caudal son de color pardo oscuro, las pectorales pardo azuladas, las ventrales y la anal grises o ligeramente amarillentas.

Puede alcanzar los 85 cm de longitud y 10 kilogramos de peso, pero el tamaño medio ronda los 50 cm y 2-3 kilogramos.

Hábitat y distribución del bonito

Se distribuye por todo el Mediterráneo y el Atlántico, desde los trópicos hasta el largo Golfo de Vizcaya, con incursiones en la alejada Escandinavia. Es localmente muy común.

habitat del bonito
Vía Iccat.int

Se encuentra relativamente cerca del litoral entre mediados de febrero hasta octubre. Es un pez pelágico superficial. En invierno prefiere aguas más profundas, pero nunca lejos de la costa.

El bonito, un pez que corteja a su pareja

La reproducción del bonito tiene lugar en la estación de primavera, aunque se han encontrado algunas hembras con las gónadas maduras sobre mayo. Los huevos son flotantes y pelágicos, provistos de una especie de cápsula externa formada por diferentes fibras gruesas. Las larvas suelen permanecer cerca de la superficie por la necesidad de oxígeno y muestran las típicas bandas verticales que podemos ver tan características de la especie. Los botinos jóvenes tienen un rápido crecimiento.

Normalmente, cuando la hembra detecta un macho bonito sexualmente excitado realiza una especie natación vacilante. El macho responde nadando en la mayoría de casos en círculos, pero a muy cerca, de manera que su hocico está muy cerca de la cola de la hembra. Si aparece “competencia”, el macho se aproxima al rival y, nadando en paralelo con su rival, le muestra una línea amarilla a lo largo de todo dorso y las bandas verticales oscuras. Como se ha podido reconocer en otras especies que nadan en bancos – grupos, como por ejemplo, los carángidos, macho y hembra se aparean para la reproducción de la especie.

Qué come el bonito

El bonito se nutre sobre todo clupéidos (anchoas y sardinas), gádidos y jureles, lanzones, sin despreciar otros peces menos apetecibles y de tamaño reducido como pueden ser bogas y obladas. También entra en su dieta los calamares. Y sus peores enemigos, los atunes y tiburones.

el bonito sarda del mediterráneo

Los bonitos adultos son presa de atunes, escualos, peces espada, marlines y cetáceos, mientras que los ejemplares jóvenes son víctimas de bonitos adultos, serviolas, anjovas o de cualquier otro depredador litoral.

Costumbres del bonito

Es un pez errático, por lo que practica amplias migraciones. Se desplaza en grupos – bancos, a veces muy numerosos, sobre todo de jóvenes. Los ejemplares de tallas más grandes suelen ir en grupos más reducidos.

En el habitat del bonito, suele permanece en invierno en aguas de más profundidad, normalmente a partir de los treinta metros. En primavera se aproxima a tierra y prefiere, con las aguas todavía frescas, profundidades de entre los veinte y treinta metros. En verano, y hasta mediados de de más o menos otoño, con la temperatura del mar mucho más alta, opta por permanecer cerca de la superficie, llegando incluso hasta fondos de cuatro metros, sobre todo cuando persigue a sus presas para comer, aunque suele evita aguas excesivamente calientes. En realidad, le es indiferente el tipo de fondo, incluso se aproxima a los acantilados, a la parte externa de bahías o plataformas flotantes, donde las corrientes pueden proporcionarle un alimento abundante.

bonitos del mar

El bonito se sirve de la vista para cazar. Cuando persigue su presa su coloración varía: las bandas verticales oscuras se vuelven más intensas, superponiéndose a las longitudinales, y aparece una franja amarilla a lo largo de la línea media del dorso. Cuando está saciado la coloración vuelve a ser la normal.

Los ataques del bonito son realmente vertiginosos, cronometrándose unas velocidades superiores a los 10 nudos – que es mucho – , acosando y persiguiendo a los cardúmenes de peces. Con frecuencia, suele realizar algunos saltos fuera del agua. Muestra una gran pericia en acorralar a los pececillos en la superficie, de manera que también los convierten en presas fáciles ante las aves marinas. Los ataques son de corta duración y precisos. Después, el bonito desciende a media agua, para acometer de nuevo a sus víctimas poco después. Los componentes del banco de bonitos parecen coordinar sus esfuerzos durante la caza.

Recetas con bonito

El bonito tiene un elevado valor gastronómico y es muy apreciado por todo el mundo. Su carne es poco sangrienta y más pálida que la del atún, pero al igual que este puede cocinarse de múltiples maneras: en marmitako, guisado con tomate, en escabeche, a la plancha, crudo a modo de carpaccio de pescado o sushi. Al igual que el atún, la carne de bonito puede conservarse en aceite. Si quieres ver recetas realmente apetecibles, tenemos una sección perfecta desde la sección de gastronomía marina donde podrás ver más información.

Hay que recordar que la composición nutricional del bonito es muy alta y recomendable, es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico y posee unas cantidades diversas de vitaminas y minerales. Dejamos una tabla para testarlo:

composicion nutricional del bonito
Vía Mapama.gob.es

El bonito, una especie importante para el hombre y el mar

Juega un destacado papel en las aguas costeras libres, al controlar las poblaciones de sus presas, mientras que sirve de alimento a los grandes depredadores pelágicos (cetáceos, atunes y tiburones). Tiene cierta importancia en la pesca artesanal, donde es pescado con palangres y otras artes. Además, es, sin duda, el protagonista principal del curricán costero.

Si te ha gustado el artículo, compártelo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here