Estados Unidos arroja cuatro bombas sobre la Gran Barrera de Coral el pasado mes de Julio

0
243

Estados-Unidos-arroja-cuatro-bombas-sobre-la-Gran-Barrera-de-Coral

La Gran Barrera de Coral, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1981, está en claro declive por el calentamiento global que produce la acidificación de los océanos. Pero, si, encima, la Armada de Estados Unidos se dedica a bombardear la zona, apaga y vámonos. Dos aviones de combate del citado país lanzaron cuatro bombas el pasado mes de Julio, sobre el mayor arrecife de coral del mundo.

La Marina de Estados Unidos ha dicho que era un entrenamiento, pero que algo salió mal. Grupos ambientalistas han puesto, con toda la razón, el grito en el cielo. Los aviones eran modelo Harrier AV-8B, que despegaron del buque USS Bonhomme Richard. La Gran Barrera de Coral es la mayor estructura del mundo de este tipo y alberga una rica vida marina. Se extiende más de 2.600 kilómetros a lo largo la costa noreste de Australia.

Según el comandante William Marks, portavoz de la VII Flota de la Marina de EEUU, las maniobras se consultaron con las autoridades australianas y el impacto ambiental ha sido mínimo, tanto para el medio ambiente, como para la navegación. Las cuatro bombas arrojaron un peso total de una tonelada. Ninguna de ellas explotó.

Estados-Unidos-arroja-cuatro-bombas-sobre-la-Gran-Barrera-de-Coral-2

En un primer momento, la Marina iba a arrojar las bombas en la isla de Townshend. Pero era muy arriesgado. Entre otras razones, porque había barcos civiles por la zona.

Los pilotos tiraron entonces las bombas sobre la Gran Barrera de Coral como medida de emergencia, ya que tenían poco combustible y no podían aterrizar con esa carga de bombas, según ha declarado la Armada de EEUU.

Algunos políticos australianos han criticado duramente este acto, como la senadora por el partido verde de Australia Larissa Waters, que ha asegurado que es un escándalo, una agresión sobre el medio ambiente y que no se debería haber permitido en ningún caso. Por su parte, otro activista de la ecología, Graeme Dunstan, ha dicho que el accidente demuestra que los militares de Estados Unidos son un peligro para la protección del medio ambiente.

Fuente:  Medioambientales

Dejar respuesta