El nuevo Hydroptere ch. A principios de abril, el pájaro de carbono volverá al mar

0
346

lc2b4hidroptere

Gracias a la tecnología desarrollada por un grupo de ingenieros visionarios, nació el “L´Hydroptère”, un trimaran equipado con “foils” que recientemente ha batido varios récords de velocidad sobre agua. Este barco, no vuela; pero si lo hace con la confluencia del aire y el agua: este es el principio de funcionamiento de este hidroplano. Para lograr esta hazaña, el multicasco tiene foils – las alas bajo el agua – que permiten, a medida que aumenta la velocidad, elevar el casco del barco para salir totalmente del agua a 10 nudos ( 18,52 kmh).

Una vez que el barco se encuentra “volando” sobre la superficie, la velocidad que puede alcanzar solo depende del viento y la habilidad de la tripulación para aprovecharlo al máximo. Los foils son entonces las únicas partes en contacto con el líquido elemento y el trimarán. De esta forma consigue llegar a duplicar la velocidad del viento con que navega.

Si el principio es relativamente simple de entender, los modelos de la tecnología y la informática desarrollada son muy sofisticados. Fue preciso optimizar los materiales de carbono y nuevos compuestos de titanio para soportar las enormes fuerzas que ejerce. El empuje de la máquina a más de 100 km/h, significa tener que soportar – sin romper – las fuerzas de hasta 20 toneladas por m2. En comparación, la presión sobre el casco es dos veces superior que el experimentado por un avión de combate. Como un dato curioso más, te contamos que su patrón, Alain Thébault, reconoce que llevar este barco se parece más a pilotar un planeador que a patronear un barco.

Con sus más de 10 metros de eslora, el Hydroptère. ch puede navegar a una velocidad superior a los 50 nudos (90 km/h) sobre la superficie del agua. Y cada día que pasa, consigue superar sus récords. El secreto de este barco es, como he dicho, que en lugar de tener su quilla sumergida, se desplaza sobre la superficie del agua.

grupo Navega

El L´Hydroptère llegó al astillero a comienzos del invierno para someterse a un chequeo completo. El equipo Hydroptère primero se centró en el casco, ya que la gira europea de 2010 fue muy difícil para esta parte de la embarcación. Desde entonces cada elemento y cada sistema han sido verificados, modificado y optimizado para los objetivos de rendimiento futuro.

A principios de abril de 2011, el pájaro de carbono volverá a la mar. Alain Thébault y su equipo están dispuestos a navegar y hacer frente a nuevos desafíos. L’Hydroptère ch, tiene un apretado programa.

En Suiza, el equipo analizó los resultados de las sesiones hechas después de la botadura el octubre pasado y estuvo de acuerdo en las modificaciones y ajustes. Los datos recogidos durante estas sesiones se han analizado una vez que el catamarán se encontraba fuera del agua y han determinado las obras a realizar. Estas obras se han llevado a cabo conjuntamente por los equipos de los astilleros Décision y el equipo L´Hydroptère.

Dejar respuesta