Saltar al contenido

Antoni Riquer, el Corsario Mediterráneo de la Isla de Ibiza

11 noviembre 2015

Siempre que se habla de corsarios y patentes de corso, se tiende pensar en los corsarios ingleses a órdenes de la Reina Isabel I y sus ataques a los barcos españoles, pero los españoles no podían ser menos, y también lo pusieron de moda, durante los años del comercio con el Nuevo Mundo. Uno de los más famosos corsarios mediterráneos fue Antoni Riquer.

Para poder ejercer como corsario, era necesaria la adjudicación de una “patente de corso” para el marino. De esa manera, la Armada Española (o inglesa, holandesa, francesa… cualquiera con mar y con ganas de ganar dinero) incrementaban su flota sin gastarse ni un duro (libra, florín, franco…) y además también recibir una parte pactada de los botines que conseguían las embarcaciones atacadas.

El ejércitos de corsarios españoles ejercieron sobre todo en el Mar Caribe, donde atacaban más que nada a los ingleses y holandeses. Pero también hicieron corsos en el Mediterráneo (teniendo en cuenta que era un mar y habían barcos, era de esperar).

antoni riquer

En las Baleares hubo una gran cantera de los que destacó Antoni Riquer Arabí.

Antoni Riquer nació en 1.773 en Ibiza, mucho antes de que llegaran las discotecas, los hippies y Pocholo. Hijo de un marino, vivió ligado al mar desde muy joven.

En esa época España era aliada de Francia (aun no había intentado invadir España Napoleón) y luchaban contra Inglaterra, es por eso que su proeza más renombrada fue que apresara el bergantín corsario inglés Felicity.

Los corsarios del Felicity llegaron a Ibiza con malas intenciones y con el fin de amedrentar a la población, se pusieron a dar vueltas a la isla, cual tiburón alrededor de balsa de náufrago, pero Antoni Riquer salió a por ellos sorprendiéndoles por su osadía y sobre todo por lanzarles “Cocteles Molotov” (que luego no digan los rusos que lo inventaron ellos) y los ingleses se sorprendieron mucho, más que nada, porque pensaban que no se habían inventado, y perdieron la batalla frente a Antoni en 20 minutos.

A partir de esta victoria lo nombraron Alferez de Fragata y se vino arriba consiguiendo muchas más hazañas a lo largo de su larga vida como corsario.

antoni riquer 2

En Ibiza se puede encontrar un monumento a los corsarios en honor a su corsario más ilustre, Antonio Riquer Arabí.