La flota de la Volvo Ocean Race frena para no desintegrarse antes del Cabo de Hornos

0
142

Según reportes de todos los barcos, las condiciones que están viviendo hacen que los barcos puedan navegar a velocidades sostenidas de 30 nudos pero sin lugar a dudas, como bien comenta Iker Martínez, “no duraríamos más de 10 minutos”. Y eso lo dice el patrón de uno de los barcos más robustos de la flota. Menos mal que el Sanya Team está de vuelta a puerto seguro.

El que lo tiene claro es la tripulación Kiwi ya que su barco se ha vuelto a deslaminar en el mamparo de proa. Por ahora, de liderar, han pasado a cuarta posición, ósea, por así decirlo, últimos, ya que no Abu Dhabi navega en otra regata y Sanya piensa ya en Itajai Miami.

Poco me equivocaré si esta bajada de ritmo no se traduce en algo más profundo… Tiempo al tiempo.

No queda más que exponeos las declaraciones de algunos miembros de cada tripulación con sus vivencias directas de este día. Ánimo chicos!!! Iker , que grande eres.

“Iker Martínez, patrón de Team Telefónica:

“Poca broma con las condiciones del mar. El barco podría navegar a 30 nudos de velocidad todo el rato, pero no creo que durase más de 10 minutos sin desintegrarse, así que vamos a 18-20, ‘chucu-chucu’ como dice mi mujer Bárbara. Sin duda, si algo te hace el Pacífico Sur es esforzarte por ser un buen marinero. Aquí hay que apartar nuestro lado de regatistas, y sólo el ser unos buenos marineros nos puede hacer llegar a Brasil. Al margen de eso, vemos que todos seguimos juntos. A menos de 30 millas tenemos tres barcos, lo cuál me tranquiliza bastante; si algo pasase, siempre es bueno tener un compañero de viaje, así que tener tres es todo un lujo”.

Chris Nicholson, patrón del Emirates Team New Zealand:

“El barco no está en peligro inmediato y la tripulación se encuentra bien, pero debido a la flexión de la proa y las duras condiciones en las que navegamos, no podemos apretar tanto como quisiéramos. Hemos comenzado las reparaciones que nos permitan ir tan rápido como sea prácticamente posible”.

Yann Riou, tripulante de comunicación de Groupama sailing team:

“La velocidad del barco pasa a menudo de los 30 nudos, volando encaramado a una ola por segundos que parecen eternos. Entonces tienes que agarrarte bien para el violento frenazo cuando terminas la sesión de surfeo. El barco se entierra en la ola, y la velocidad cae por debajo de los 20 nudos con toneladas de agua barriendo la cubierta. Y ahí vas de nuevo”.

Tom Addis, navegante de PUMA Ocean Racing powered by BERG:

“Ahora vamos en línea recta, más o menos, con muy poca maniobra. Les damos a los chicos instrucciones sobre el rumbo que debemos seguir, pero en general son ellos los que deciden los detalles. Tal vez quieras mantener un rumbo al 95º, pero las olas arrancan al timonel de la rueda cada media hora más o menos, y eso te obliga a navegar un rumbo diferente. Nadie está navegando al 100 por 100, sólo intentando llevar el barco y hacerlo con seguridad. Tal vez estemos apretando al 85 por 100, o así”.

Ian Walker, patrón de Abu Dhabi Ocean Racing:

“Como esperábamos, seguimos atrapados en el sistema de alta presión, y el viento seguirá con poca intensidad al menos durante un par de días más, cuando el centro de este anticiclón se coloque al norte de nuestra posición y podamos coger un poco de componente oeste. Cada vez resulta más evidente que llegaremos a Cabo de Hornos dos o tres días por detrás de los líderes, y no hay nada que podamos hacer para remediarlo”.


Andrés Soriano, tripulante de comunicación de Team Sanya:

“El timón de emergencia está aguantando fantásticamente, y lleva unas 30 horas siendo nuestro timón de sotavento o principal en condiciones de mar bastante duras. Todos a bordo intentamos descansar un poco; es sorprendente cómo agota estar aquí fuera, y las emociones que hemos pasado estos últimos días contribuyen a ello”.”

Dejar respuesta