Vendee Globe 2013. Cualquier cosa puede suceder y en cualquier momento al final de la regata

0
124

Hasta la llegada puede pasar de todo. Los marinos de la Vendée Globe lo saben bien. Los navegantes están cansados, los barcos llevan numerosas millas recorridas. El miedo de romper ha invadido las bañeras de los nuevos barcos todavía en regata. Jean-Pierre Dick, Tanguy De Lamotte y Alessandro di Benedetto lo están viviendo en primera persona… La historia parece que va a terminar bien para Jean-Pierre Dick. El marino de Niza ha abandonado esta mañana su abrigo español para regresar a casa. En la clasificación de las 16 h., el Paprec Virbac 3 sin quilla ha encontrado viento y progresa a 9 nudos rumbo al 20°. Llegada prevista, mañana lunes a las 20 horas.

Para Tanguy de Lamotte, es otra historia, del mismo tipo, de pesadilla. Mientras dormía, a las 2 horas TU la pasada noche, el patrón de Initiatives-Cœur oyó un gran ruido y al mismo tiempo sintió un choque violento contra el casco. Un objeto flotante ha roto su orza de babor y partido en dos su pala de timón de estribor. Explicaba su situación en la Regata en Directo este mediodía: “La orza ha sufrido el primer impacto, está completamente inclinada hacia atrás, y ha explotado la caja de orza, lo que provoca una vía de agua. No avanzo a gran velocidad lo que me permite achicar rápido el agua y proteger mi material eléctrico. La situación está bajo control pero debo encontrar una solución para sacar la orza y luego tapar el agujero”. Tanguy, actualmente a más de 900 millas al oeste de Senegal, ha pasado varias horas parado para dar la vuelta a la situación. Ha retomado la marcha en mitad de la jornada a poca velocidad (3,7 nudos en la última clasificación).

La situación para Alessandro di Benedetto es menos grave, digamos fastidiosa, y podría ver frenada su remontada hasta Les Sables d’Olonne. Sus velas de portante han quedado inutilizables. Las reparaciones que ha intentado no han aguantado. El Team Plastique al portante se verá privado de sus alas…

No relajarse, mantenerse concentrados en la regata, en la buena marcha del barco. Jean Le Cam lo confesaba esta mañana: “La llegada será a su debido tiempo, ahora estoy metido en mi regata”. El bretón y el inglés Mike Golding, con sus opciones radicalmente diferentes son una tumba con respecto a la explicación de su elección táctica. Avanzan y avanzan, y la diferencia se verá algunas millas en las proximidades de la meta.

Detrás, de Dominique Wavre a Bertrand de Broc, pasando por Arnaud Boissières y Javier Sansó, se reflexiona, se valoran pros y contras entre el oeste y el este del anticiclón. Algunos de estos patrones reflejan la tensión existente: “Se tiene siempre miedo de romper sobre todo cuando se está frente a las olas, siento que el barco sufre pero Mirabaud está bien preparado, de momento resiste el golpe y estoy orgulloso de él”, contaba Dominique Wavre. Bertrand de Broc, por su parte, quiere llegar con su IMOCA en buen estado: “No es el momento de romper nada ni forzar, pues ya llevamos 80 días de navegación”.

Recuerden:

Llegada estimada a 3 de febrero 
- Jean-Pierre Dick, el lunes 4 de febrero a las 20 h.
- Jean Le Cam, el miércoles 6 de febrero por la mañana.
- Mike Golding, 7 horas después.
- Bernard Stamm (fuera de regata), el 6 de febrero al mediodía.
- Dominique Wavre y Arnaud Boissières el viernes 8 de febrero al atardecer.
- Javier Sansó, el 9 de febrero al final de la tarde.
- Bertrand de Broc, el 12 de febrero.

 

Dejar respuesta