Entrevista a Iker Martínez “A falta de 40 millas teníamos 35 nudos de proa, llegamos a romper el palo ahí por ejemplo y no llegamos.”

0
245

El 27 de junio de 2009, en San Petersburgo (Rusia), el “Telefónica negro” vencía en la última etapa de la Volvo Ocean Race de esa edición. Curiosamente, ayer, unos dos años y medio después de eso, el “Telefónica” ganaba la primera etapa de la Volvo Ocean Race 2011-2012. Dos barcos y un mismo equipo que ha madurado de manera asombrosa hasta lograr marcar un hito en la historia de nuestro país, siendo la primera vez que un barco español gana la primera etapa de la vuelta al mundo.

Al mando del proyecto un regatista aplaudido no sólo en España sino también en el panorama internacional: el patrón vasco Iker Martínez. Con él hacemos resumen de la etapa que les ha llevado al liderato de la Vuelta al Mundo.

¿Cómo se siente uno tras haber ganado la primera etapa de la Volvo Ocean Race?

Ésta es una etapa que es muy especial porque es muy importante hacerlo bien. Al margen de esto el resultado que hemos logrado creemos que es en gran parte un reflejo de la preparación. Hemos hecho una buena preparación, hemos estado bien y hemos podido ganar la etapa. Por un lado estás contento pero por otro hay muchas cosas que tenemos que aprender y hay que trabajar en ellas… ¡Ni siquiera hemos podido cenar todos juntos! Es un poco una controversia pero casi que no hay tiempo para las alegrías ya que hay que seguir trabajando. El sentimiento es muy agradable pero ya estamos pensando en la siguiente etapa y en cómo podemos mejorar.

¿Cuál cree que ha sido el punto clave para ganar la etapa?

No sentimos que haya habido un punto concreto en el que hayamos estado magistrales y se haya decidido la etapa, en absoluto. Más bien ha sido una etapa en la cual no hemos asumido riesgos y hemos ido para adelante, poco a poco… Obviamente las cosas nos han salido bien y al final casi nos hemos quedado solos…

¿Qué le pasa a uno por la cabeza cuando se entera que un rival que compite en la misma regata sufre una rotura del cariz de la que han vivido “Puma”, Abu Dhabi” o “Sanya”?

“Sanya” es un barco de una generación anterior y estos barcos van al límite con lo cual es un riesgo que asume la gente cuando tiene una embarcación así, es algo que te puedes llegar a esperar más aunque por supuesto no se lo deseas a nadie. La rotura del palo de “Abu Dhabi” no nos la esperábamos en absoluto, nos quedamos un poco chocados pero estábamos en una pelea nosotros mismos contra las condiciones y casi que no teníamos tiempo para pensarlo…

Con la del “Puma” nos quedamos secos. Realmente tuvimos… no te voy a decir miedo, pero estábamos ahí, apretando muy fuerte, en un lugar bastante peligroso, estaba a nuestro lado, tenía las mismas condiciones, probablemente llevaría las mismas velas… y piensas que eso te puede pasar a ti: en un segundo se podía acabar todo ahí. Dimos un paso atrás y nos pusimos muy a la defensiva y a veces si tienes demasiada prudencia es casi peor: mucha prudencia mata la confianza, eso es radical.

Luego los neozelandeses hicieron lo que tenían que hacer: apretar un montón a ver si nosotros apretábamos y rompíamos. Era su única posibilidad. Lo hicieron y creo que nosotros estuvimos bien: apretando pero hasta cierto punto y cuando estuvo muy duro aflojamos bastante.

¿Cuándo se dieron cuenta de que habían ganado la etapa?

A falta de 200 metros para cruzar la línea de llegada. No hemos estado seguros hasta que hemos estado aquí porque las condiciones han sido muy duras hasta el final. A falta de 40 millas teníamos 35 nudos de proa, llegamos a romper el palo ahí por ejemplo y no llegamos. La verdad es que otras veces es más tranquilo pero esta vez ha sido un agobio constante hasta el final, ha sido duro en ese aspecto.

¿Realmente nunca se plantearon ir a por el récord de millas recorridas en 24 horas?

Nunca nos planteamos batir el récord de la 24 horas, creo que es un imprudencia. De hecho nos hemos sorprendido bastante de haber hecho casi 550 millas yendo más o menos tranquilos y mirando mucho los riesgos. Creo que si hubiésemos seguido navegando junto al “Puma” se hubiese batido el récord de las 600 millas o sino hubiésemos estado ahí ahí. De todas formas no hubo condiciones perfectas para batirlo.

¿Cuál ha sido el momento más complicado de la etapa?

Cuando navegábamos con los vientos fuertes en el Sur. Estábamos bastante solos, había mucho viento, no queríamos estropear el barco… pero las condiciones eran bastante fuertes. Ése ha sido sin duda el momento más complicado de navegación y a nivel de estrategia fue cuando tuvimos que ir al Oeste.

¿Cómo describiría a la tripulación del Team Telefónica?

Los tripulantes del “Telefónica” son muy trabajadores y tienen todos mucho talento. Cuando hay gente así se saca mucho de cada persona y eso es un gran punto a nuestro favor.

La selección española de fútbol ganó en Sudáfrica el Mundial y ustedes llegan a Ciudad del Cabo como vencedores de la etapa, ¿qué tendrá este país que tan bien se le da a los españoles?

Creo que se han dado las circunstancias para ello. La selección llegó aquí en un momento inmejorable y creo que algo parecido ha pasado con nosotros. El equipo de fútbol, luego de varios mundiales en los que cuales había gente muy buena, no llegaron a trabajar bien en equipo y aunque había gente muy buen individualmente no habían llegado a formar un grupo sólido a la hora de jugar como uno, como equipo. Pero explotaron y aquí remataron en la competición que tocaba… Pero bueno, ellos ganaron un Mundial de fútbol aquí y nosotros hemos marcado un gol en el primer partido de la primera eliminatoria, con lo cual todavía queda mucho…

Dejar respuesta