Saltar al contenido

Podio Vendée Globe 2016-2017. Francia e Inglaterra, reyes oceánicos en solitarios

24 enero 2017
Podio Vendée Globe 2016-2017

Armel Le Clèac’h, Alex Thomson y Jérémie Beyou, podio de la Vendée Globe 2016-2017.

Después de 78 días, 6 horas, 38 minutos y 40 segundos se ha completado el podio de la Vendée Globe 2016-2017. Un tiempo, marcado por Jérémie Beyou, que supera en tan sólo 4 horas la marca que le valío para ganar la pasada edición de la Vendée Globe a François Gabart, eso si, sin “foils”.

Con la llegada en tercer lugar de Jérémie Beyou se ha cerrado la primera fase de esta Vendée Globe 2016-2017 en la que los tres hombres más rápidos en dar la vuelta al mundo en solitario a bordo de un monocasco han superado todo tipo de incidentes, malos momentos y otros problemas – psíquicos y físicos – que los han convertido en superhéroes.

Podio Vendée Globe 2016-2017
©Vendée Globe

Para Beyou, uno de los momentos claves de esta Vendée Globe 2016-2017 fue el abandono de Paul Meilhat – SMA – en un momento donde ambos navegantes oceánicos seguían con su guerra sin cuartel. Una guerra que comenzaba en los primeros días de regata y que se prolóngó hasta la jornada 44 en el que Paul Meilhat decía adiós a su participación en la Vendée Globe debido a un problema en el sistema hidráulico de la quilla de su Imoca.

[bctt tweet=”Francia e Inglaterra copan el podio de la Vendée Globe 2016-2017 #VG2016″ username=”NauticalNewsTdy”]

A partir de ese momento, Beyou comenzó una nueva regata en la que logró llevar a cabo su estratégia sin la presión competidores cercanos que amenazaran su posición en la tabla clasificatoria de la regata.

Una posición que ha mantenido hasta la misma línea de llegada logrando firmar su medalla de bronce en la Vendée Globe 2016-2017, después de Alex Thomson, segundo  y Armel Le Clèac’h, ganador de esta edición.


J78 : L’arrivée de Jérémie Beyou aux Sables d… por VendeeGlobeTV

Otro de los momentos clave de Beyou fue cuando rompio el ollado de la vela mayor “Cuando rompí el ollado de la vela mayor, casi me rindo. Era noche cerrada y pense que no sería capaz de repararlo. Después de mucho esfuerzo, no se ni como lo conseguí pero me sentí muy satisfecho. A partir de ese momento cada maniobra era un éxito y he logrado llegar”.