Volvo Ocean Race. Que esperamos?

0
212

VOR3928

En la pasada edición de esta regata oceánica, un total de seis barcos tomaron la salida en Alicante para enfrentarse a una vuelta al mundo con algunas incertidumbres. Una vuelta al mundo a vela donde podemos destacar algunos datos que la hacen única.

42 nudos de velocidad máxima (Abu Dhabi), 70 nudos de viento máximo registrados por el Puma Ocean Racing en los mares del sur y olas de hasta 16,3 metros de altura (Camper by Emirates Team New Zealand). El número mágico de la última Volvo Ocean Race es el 427016. Se superarán en la próxima edición?

Aparte de estos números, también hay que hablar de los organizadores, liderados por Knut Frostad, ex-navegante de esta regata. Su equipo no fue solido, sufriendo cambios sustanciales en puestos estratégicos que fueron silenciados a la voz pública y que provocaron daños colaterales que no debieron ocurrir. Finalmente, para los seguidores de esta regata, todo salió digno pero los errores sólo se defendieron tirando por la calle de en medio.

Pero eso es agua pasada y lo único que queda de esta última edición de la Volvo Ocean Race es el dossier de análisis presentado a sponsors y medios.

Ahora, a quince meses del comienzo de la próxima edición, es momento de empezar a plantearnos que es lo que esperamos.

Dos cosas claman al cielo. La primera es un aumento en el número de barcos inscritos en el agua. Los seis que estuvieron en la salida del 2011 supieron a poquísimo. El número mínimo que la gente espera ver dentro de un año son 10 unidades de los nuevos VO65.

La segunda, es una solución menos pragmática a la etapa que discurrirá entre Recife y Abu Dhabi. Y nos referimos al tema de los “piratas”. Sabemos que los Emiratos Arabes son un punto estratégico para los “números” de la regata pero el carguero fue un agujero negro dentro de la pasada edición.

Otro tema importante, después de preguntar a aficionados y regatistas, es la socialización del evento. Socialización en mayúsculas, no de boquilla para cubrir varias diapositivas de un reporte anual. La gente quiere interactuar con los tripulantes, conocerlos y generar afinidad con sus ídolos.

Socializar en el mar, llenar de barcos de espectadores cada regata “in port” y cada salida de etapa. Esto no es una ilusión, sino una necesidad imperiosa de todos los eventos náuticos, donde la Volvo Ocean Race tiene que dar ejemplo, al ser uno de los grandes.

Lo que seguimos esperando es el buen trabajos del tripulante de comunicación, que tan buenos ratos nos han hecho pasar a entendidos, profesionales y amateurs.

No obstante, esperamos que trabajen más la vida a bordo, que se metan en las relaciones de equipo, en el día a día, que le den “vidilla” y que  no sesguen la información…

Otra cosa que esperan, en este caso, los fans de la regata virtual, es que se cuide más el detalle. Los fallos ocurridos en la pasada edición no son perdonables y desanimaron a muchos a seguir peleando, por la injusticia que se produjo. La iniciativa es brutal pero “potencia sin control…”

Desde la parte más profesional de los seguidores de esta regata, se pide a la organización que encaje mejor los golpes y que sepa ser constructivo. Análisis en tiempo real y reacción al minuto.

La Volvo Ocean Race es una regata espectacular, mucho mejor que una America´s Cup descafeinada pero pedimos evolución, coherencia y mucha pasión.

Esta regata puede parecer que es de Volvo y de Knut pero realmente es de los aficionados a la vela.

Knut, gracias pero no olvides que la verdad esta ahí fuera…

Dejar respuesta