Volvo Ocean Race: Humo, humo y más humo

0
191

Miércoles 26 de octubre. Diez horas de la mañana. Cien puestos de trabajo en la sala de Prensa de la Volvo Ocean Race en Alicante. Ningún periodista. Ocho horas después, el mismo panorama. Algo tiene que estar ocurriendo porque no es normal que en una sala de Prensa de una vuelta al mundo, a menos de tres días de la celebración de la regata “in shore” no haya periodistas.

La pregunta fue: ¿Qué pasa que no hay nadie? La respuesta: “Hasta el viernes no se espera una llegada masiva de periodistas”. Pedazo de sala de Prensa, que supongo correrá a cargo de la Generalitat, aunque esté gestionada por la organización de la Volvo. Diez relojes decoran la recepción. Uno por cada puerto de llegada y salida. Cuatro pantallas con vídeos de la pasada edición, más aburridos que una pera y nada más.

A estas alturas, los que estamos acostumbrados a asistir a eventos importantes, siempre andamos cabreados porque falta sitio. Nos juran que el viernes no se va a caber y nos avisan que lleguemos pronto para que nadie nos quite el sitio. Un algo más que una sonrisa se me pone en mi cara y pienso: “no sé si descojonarme o acojonarme y venir a las seis de la mañana para que no me quiten el sitio”.

El puerto tampoco tiene mucho ambiente. Sólo los barcos aderezan un poco el tedio que existe. De verdad que no parece una salida de la vuelta al mundo a vela. ¿Dónde se han quedado aquellas ediciones en las que a una semana de la salida no cabía ni un alfiler, ni tan siquiera en los pubs de los alrededores?

Me parece que aquí se vende humo. Las acciones de marketing y relaciones públicas quedan para los equipos, en los que la Volvo Ocean Race confía para que le saquen las castañas del fuego. Es penoso ver esto de esta manera, pero es lo que hay… humo, humo, humo. Veremos si el viernes nos sorprenden y nos tenemos que pelear por un sitio en esta magnífica sala de Prensa que nos han preparado.

Dejar respuesta