Vendee Globe 2013. Alex Thomson va camino de subir al tercer podio en un barco de antigua generación

0
414

Para Alex Thomson, de 38 años, la felicidad de cortar la línea de llegada en Les Sables d’Olonne será doble: no solo acaba su Vendée Globe, una regata que siempre se le ha resistido (tuvo que retirarse en 2008 y en 2004), sino que además se sube al podio. Será el tercer británico que lo consigue en esta vuelta al mundo en solitario, sin escalas y sin asistencia, y sucederá así a Ellen MacArthur en 2001 y Mike Golding en 2005. Además, es el único que se sube al podio de esta edición en un barco de antigua generación, un diseño Farr de 2007 (ex Estrella Damm).

Cuando Thomson escuche el bocinazo que signifique el final de su regata, Jean-Pierre Dick deberá haber tomado una decisión: sigue o no sigue su aventura hacia el puerto de llegada. Lleva ya ocho días (¡1.500 millas!) navegando en un barco sin quilla. El problema de Dick, a unas 150 millas de las costas portuguesas y algo más de 200 al sudoeste del cabo de Finisterre, no es superar el punto más occidental de España. Las condiciones meteorológicas se lo permiten. Su problema es el temporal anunciado para el viernes en el golfo de Vizcaya, mientras él esté aproximándose a la llegada. Dick debe evaluar por tanto muy exactamente la situación meteorológica y calcular sus posibilidades de llegar a Les Sables antes del mal tiempo. Con el agravante de que no puede acelerar, porque si iza más vela corre el peligro de volcar.

Más lejos, al sudoeste de las Canarias, Jean Le Cam (SynerCiel) y Mike Golding (Gamesa), a 92 millas uno del otro, están perdiendo velocidad a medida que salen del cinturón de los alisios y se adentran en una dorsal anticiclónica. Tienen buen tiempo, quizás demasiado bueno, y esta situación amenaza con durar unos cuantos días. La barrera anticiclónica se extiende prácticamente a todo lo ancho del Atlántico y constituye una verdadera muralla en su camino hacia las costas francesas. Esta tarde, la progresión del Gamesa hablaba por sí sola de sus condiciones: apenas avanza a 3 nudos.

Esta misma barrera espera también a sus perseguidores, desde el Mirabaud al Votre Nom autour du Monde avec EDM Projets, pasando por el AKENA Vérandas, y el ACCIONA 100% EcoPowered de Javier Sansó. Después del Hugo Boss, y según lo que decida Dick, habrá que esperar al menos una semana para ver cómo los habitantes de Les Sables d’Olonne reciben como héroes al siguiente clasificado. Saben perfectamente que, se llegue en el puesto que se llegue, el simple hecho de terminar esta durísima prueba es todo un éxito.

Dejar respuesta