Transat Jacques Vabre 2011. Los Imoca forman los equipos para la decima edición

0
163

Organizada cada dos años, la Transat Jacques Vabre es una regata transatlántica abierta a monocascos y multicascos desde Le Havre (Francia). Desde su primera edición en 1993, el formato de carrera ha cambiado. En primer lugar reservado para los navegantes en solitario, desde 1995 la regata se hace con dos tripulantes.

La ruta siempre ha sido exigente, pero también ha cambiado con los años. El acabado original se encontraba en Cartagena (Colombia) entre 1993 y 1999, y luego en Salvador de Bahía (Brasil) de 2001 a 2007, y finalmente en Puerto Limón (Costa Rica) en 2009.

Desde la llegada de la clase IMOCA en 2003, Jean-Pierre Dick lo ha ganado dos veces, primero junto a Nicolas Abiven (en 2003), y luego con Loïck Peyron (en 2005). El dúo Michel Desjoyeaux / Emmanuel Le Borgne (en 2007) y Marc Guillemot / Charles Caudrelier Benac (en 2009) también han tenido sus nombres anotados en la lista de ganadores de la Transat Jacques Vabre en la categoría IMOCA.

El 30 de octubre, Jean-Pierre Dick tendrá, por tercera vez, la salida de la regata transatlántica desde Le Havre, en Francia, a Costa Rica. Ganador en el 2003 y 2005, en dobles con Nicolás Aviven y junto a Loïck Peyron, el patrón del Virbac-Paprec 3 se embarca en esta ocasión con Jérémie Beyou.

Jean-Pierre Dick comentaba, “ estaba buscando a alguien con experiencia, accesible, sobre todo experimentado en la navegación IMOCA y lo encontré en Jérémie que tiene todas estas cualidades. Además, somos vecinos en Lorient, es un patrón muy tenaz que nunca se rinde. probó esto en el circuito Figaro, al ganar el solitario en 2005. Transat Jacques Vabre será una regata de alto nivel con dúos explosivos. A bordo, se tiene que dar el 100%. Para lograr este objetivo, tienes que confiar en tu co-patrón del todo. Este es el caso de Jérémie. “

Por su parte Jérémie Beyou decia: “Lo que me gusta JP es su” cultura ganadora “El que quiera ganar y pone las condiciones para lograr este objetivo a todos los niveles, ya sea técnica o mentalmente, a tal punto que resulta natural, estableciendose a sí mismo metas altas. Esto es obviamente un clima que hace que uno quiera venir y participar plenamente en este equipo líder e ineludible; el más productivo en el circuito IMOCA con un registro elocuente de los logros; mi objetivo el próximo año aún está en tomar parte en la Vendée Globe.

Dejar respuesta