Transat B to B. ¿Llegaran? ¿No llegaran?, si salen de esta los Imoca son de “clase”

0
207

Las últimas millas de la Transat B a B pueden ser las más difíciles de la travesía. Al llegar al Golfo de Vizcaya, van a aumentar mas las duras condiciones climáticas y los de la Transat BtoB, saben que tendrán que ser fuertes y decididos. Después de haber pasado la puerta de seguridad, la flota es probable que sufra lo peor de este viaje transatlántico entre St. Barth y Lorient. Al abordar el Golfo de Vizcaya, se enfrentarán a los vientos del suroeste de 40 a 45 nudos, con ráchas de hasta 70 nudos.

Actualmente en el cuarto lugar con 1355 millas por recorrer, Mike Golding navega hacia la puerta establecida por la dirección de regata para evitar la mayor parte de la borrasca que afectara a las costas francesas en la noche del jueves al viernes.

Mike dijo haber encontrado la noche del martes condiciones que solo había tenido en dos ocasiones, siempre en el hemisferio sur. La fuerza media del viento no es fuerte, el problema son las enormes rachas. La velocidad media del viento es 25 / 26 nudos, pero aumenta rápidamente a más de 40 nudos en pocos minutos. Después de reducir la vela, Mike finalmente regresó a su gennaker pequeño, el A7.

Louis Burton han tenido una noche complicada cuando navegaba con la mayor, se dio cuenta que se había roto el tambor en la parte inferior del estay del trinquete, esta pieza es un eslabón importante para sostener el mástil hacia delante, “he tenido que actuar con rapidez para evitar un desarbolado”: Por lo que se posiciono a favor del viento y trabajo cuatro horas para solucionar el gran problema…Dijo Louis esta mañana a su equipo técnico. Louis fue capaz de reanudar su camino hacia Lorient por la mañana. Debe tener precaución al navegar ahora, con una cosa en mente: mantener el barco en buen estado y llegar lo más pronto posible a su casa para celebrar la Navidad con un hermoso regalo en el bolsillo: su calificacion y del Bureau Vallée en la Vendée Globe 2012.

Alex Thomson en el Hugo Boss nos envió una palabra muy corta para describir las difíciles condiciones en que actualmente está navegando. “Ayer por la noche, había 40 nudos con ráchas de hasta 52 nudos. Pocas veces he visto tan malas condiciones del mar, nos dice.

Para Jean-Pierre Dick (Virbac-Paprec 3), las cosas están de nuevo listas, como debe ser después de subir ayer mástil con éxito, para lanzar su gancho al gennaker. Se ha tomado el tiempo para recuperar, dormir, comer, tiene las cosas ordenadas y está de vuelta a la regata, después de algunas lecciones valiosas para la Vendée Globe.

La dificultad reside en encontrar el equilibrio adecuado para que puedan seguir avanzando hacia la meta sin poner en peligro la estructura del barco y llegar sanos y salvos a casa ¡¡Y lo tienen difícil!!

Dejar respuesta