Telefónica y Camper se baten el cobre en las últimas millas de la segunda etapa

0
121

A bordo del barco español no ceden ni una milla después de que los kiwis le arrebataran e liderato en la mañana del 24 de diciembre. A las 11:00 horas de hoy, 25 de diciembre, los españoles navegaban a nueve nudos de velocidad, casi un nudo más que los kiwis del “Camper Team New Zeland”, a pesar de las similares condiciones de viento. Ambos barcos, enzarzados en una pelea por la primera posición en este sprint final del primer tramo de etapa, navegan con siete nudos del Oeste-Sudoeste y un día más se posicionan al Este del resto de la flota.

Al límite

El final de este primer tramo de la segunda etapa, que une los puertos de Sudáfrica (Ciudad del Cabo) con Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) está más cerca, pero bordo del “Telefónica” saben que todavía queda tiempo para superar al “Camper” tal y como explicaba en su reporte diario, Diego Fructuoso: “La pelea con “Team New Zealand” por ganar la etapa va a ser terrorífica. No nos queda mucho para la llegada, así que tenemos que darlo todo. Tenemos muchas restricciones de navegación, como la zona de seguridad que no podemos pasar impuesta por la organización de la regata y otras restricciones geográficas que creo que nos pueden dar la posibilidad de superar a nuestros rivales ya que ahora mismo somos segundos aunque muy cerca de los primeros. Confiemos en ello”.

Si por la proa del “Telefónica” la situación está al rojo vivo, por detrás el “Groupama” y el “Puma” se han metido de lleno en una carrera de galgos. Entre ellos, 30 millas de separación y además, el francés se coloca a 56 millas de los españoles.

Sin lugar a dudas, las inestables condiciones de viento hacen que la situación pueda dar un giro de 360 grados en cualquier momento. En las difíciles condiciones de poco viento, una nube o chubasco pueden dar o quitar la victoria. De momento, no cabe la menor duda de que, después de una etapa de lo más igualada, todo puede pasar.

Una Nochebuena “movidita” y sin cena especial

Como si estuvieran en su casa, la tripulación del “Telefónica” lo tenía todo preparado para que a bordo se pudiera celebrar la Nochebuena con una buena cena, pero la situación dio un cambio radical cuando el barco español empezó a coger velocidad e impidió que Chef Fructuoso deleitase a sus invitados con su menú: “Nuestra cena de Nochebuena tuvo que cancelarse. El “Telefónica” empezó a ir muy rápido y saltaba mucho, así que era imposible cocinar la pasta y tuvimos que optar por el liofilizado. Pero bueno, así no pensamos mucho en el día que era”.

Pero a pesar de las difíciles condiciones, hubo algo que uno a uno, los once tripulantes del “Telefónica” pudieron hacer: llamar a sus familiares. Un momento muy emotivo que a bordo se vivió como si fuera el mejor regalo de Navidad.

Además, y por supuesto, no faltaron los regalos, aunque en esta ocasión sólo dos personas a bordo tuvieron su sorpresa y es que tal y como comentaba Fructuoso: “Hoy ha venido Papá Noel al barco, pero sólo ha traído cosas para dos tripulantes: Iker y Pepe. Será que los demás no hemos sido buenos…… O que pesaban mucho nuestros regalos y claro, como aquí todo tiene que ser muy ligero, ¡pues nos llegarán a Abu Dabi!”.

Dejar respuesta