Si Peter Blake levantara la cabeza…

1
348

Aun no ha comenzado la Volvo Ocean Race y ya huele a chamusquina. ¿Hay alguien que digiera eso de que van a subir los barcos a un carguero para finalizar dos etapas del Índico? Flipo. De Ciudad del Cabo a un puerto secreto y de ahí en carguero a Abu Dhabi y en la siguiente etapa, más de lo mismo. ¡Cómo está el Golfo, madre mía! Alguno comienza a hacerse caquita antes de empezar.

La organización se escuda en: “Asesorados por expertos en seguridad marítima de Dryad Maritime Intelligence y por el organismo rector del deporte de la vela, la International Sailing Federation (Federación Internacional de Vela, ISAF), los organizadores de la regata han decidido que mantener esa ruta podría poner a las tripulaciones frente a un riesgo demasiado elevado”. La Dryad Maritime Intelligence impresiona mucho por el pedazo de nombre que tiene. Seguro que es una Agencia de sacaduros, y la ISAF, ya sabemos todos lo que es: una cueva octogenaria que hace y deshace a su antojo.

De acuerdo que la seguridad de los tripulantes es lo primero, pero cuando se trazaron las etapas ya se sabía que por esa zona había piratería, y es más, durante la pasada edición ya se puso una zona de exclusión de 600 millas para que los barcos no pudieran ser asaltados.

La Vuelta al Mundo es eso, una vuelta al mundo. Está bien que sea por etapas para dar a conocer durante su recorrido a los patrocinadores, pero eso de que haya etapas neutralizadas por miedo me parece una gran mariconada. En el mar hay muchos peligros y los piratas son uno más. ¡Que hay que intentar evitarlos!, por supuesto que sí, pero creo que esta no es la mejor manera. Me parece una gran chapuza que no beneficia a nadie.

He preguntado a cuatro equipos por su postura ante esta decisión y los cuatro han sido tajantes: “No estamos de acuerdo, pero son las reglas y las acataremos”. Es más, uno de los portavoces de estos equipos me dijo que: “La Vuelta al Mundo es mucho más que circunnavegar la tierra y en esta Volvo ya nos han cortado demasiado las alas con no poder bajar demasiado al Sur, para que ahora vayamos a terminar dos etapas en un carguero”.

A nadie le gusta la idea. Es una idea cobarde y llena de inconvenientes. Si el problema está en Abu Dhabi, pues no vayamos a Abu Dahbi. Pero claro, el Emirato ha puesto mucho dinero para que los barcos recalen allí y hagan una regata “in shore”. Si la Volvo no cumple con el contrato, no habría Vuelta al Mundo.

Entre los pocos participantes que hay, la mala política mediática y estas chapuzas, esta Volvo Ocean Race va a ser una de las regatas más aburridas de la historia. Así, no, Knut, así, no. Si Peter Blake levantara la cabeza…

1 Comentario

  1. […] Esta segunda metida de pata atenta contra la vela oceánica. Siguiendo el mal ejemplo del director de regata de la Transat Jaques Vabre, que pospuso la salida de esta regata oceánica, el pasado mes de octubre por la misma causa que Jack Lloyd en esta ocasión, ha tirado por los suelos la filosofía de esta regata. Queridos, una Regata Oceánica se rige por principios como la competición, la aventura, el desafío y la toma de decisiones propias. Si Peter Blake levantara cabeza…. […]

Dejar respuesta