Sean Collins el surfer pronosticador de olas perfectas nos ha dejado estas Navidades

0
158

Un icono del mundo del surf ha muerto, Sean Collins considerado por muchos como uno de los mejores pronosticadores de olas del mundo cuya capacidad de previsión de oleaje del océano cambió la manera de los surfistas de todo el mundo que persiguen la ola perfecta, murió el lunes tras sufrir un ataque al corazón mientras jugaba al tenis en Newport Beach.

El surf es una ciencia imperfecta. Hay simplemente demasiadas variables que controlar y predecir. Esto hace que el deporte del surf sea uno de los más emocionantes y una de los más frustrante. No hay otro campo de juego en el mundo del deporte con el tipo de dinamismo que ofrece el océano. No hay dos olas iguales. Viento, marea, oleaje, fauna marina, etc son sólo algunas de las variables en constante cambio que los surfistas hacen frente a diario y esto tenia la virtud de predecir este regatista-surfer californiano.

Nacido en el sur de California, la afición Sean Collins al océano se cultivó a bordo de un velero de 50 pies de propiedad de su padre, Whitney, un contratista general y teniente de la Marina durante la Segunda Guerra Mundial.

Al aventurarse en Long Beach, así como entrar en las regatas de México y Hawaii, Collins comenzó a interesarse por la meteorología en su relación con la vela y el surf. Ha sido un Seal Beach surfista desde los ocho años, participó en los eventos locales de WSA con éxito. Pasó dos años en la Academia Preparatoria de Hawaii en la isla grande, a menudo abandonaba la clase para navegar y explorar nuevos lugares en las islas exteriores.

El Surfer Magazine lo nombró uno de los 25 surfistas más influyentes del siglo XX y fue admitido en el Salón de los surfistas de la Fama en Huntington Beach en 2008.

“Su impacto en el deporte ha sido muy profundo”, dijo Steve Pezman, un historiador de surf y editor del Surfer’s Journal.

Desde Grupo Navega nos unimos a la pérdida de Sean, surfista pionero que tanto ha influenciado en este deporte.

Dejar respuesta