Salida de la 7ª etapa de la Volvo Ocean Race

0
330

vor16868

La flota ya está oficialmente tomando parte en la etapa 7 de la Volvo Ocean Race, rumbo a Galway, Irlanda, con los dos Telefónicas, el Azul, primero, y el Negro, segundo, liderando cómodamente desde la salida.

Los siete equipos tienen ahora por delante 2550 millas que todos saben que pueden ser complicadas. Boston quiso dar la mejor de sus despedidas a la flota y la multitud abarrotó el puerto y la ladera del canal del puerto para despedir a la flota de la Volvo Ocean Race.

vor16988

Una de las que no quiso perderse la oportunidad de decir adiós fue la actriz de origen mejicano Salma Hayek, madrina de la embarcación Il Monstro del equipo local Puma, junto a su marido Francois-Henri Pinault. La actriz y su marido estuvieron a bordo del Puma, junto al patrón de la embarcación Ken Read y el resto de la tripulación, momento antes de que tomarán la salida de la séptima etapa de la Volvo Ocean Race

La jornada amaneció con un día en el que el viento quiso despedir a la flota con un terral agradable, que hizo las delicias de los espectadores, en el recorrido que la flota ha realizado en el puerto antes de partir.

Ante ellos, la flota de 7 Volvo Open 70, 2550 millas que les llevarán a Galway, tras puntuar en la meta volante frente a la isla de Terranova, esquivar la amplia zona de icebergs y con ayuda de la Corriente del Golfo, llegar a la abrupta costa irlandesa de Galway, con permiso de los fuertes temporales que se desatan en el Atlántico Norte.

UNA SALIDA QUE CREA AFICION

En condiciones en principio ideales, con un viento de 8-10 nudos y el cielo despejado se dio la salida de la séptima etapa frente al muelle de Boston. Los dos Telefónicas, el Azul, primero con Iker Martínez al timón, y el Negro, segundo con Fernando Echávarri al timón, se pusieron en cabeza de la flota en los primeros compases. El resto de la flota nada pudo hacer nada pudo hacer frente al dominio de la escuadra española que continuó liderando durante los primeros tramos y cuando la flota puso rumbo a la meta volante de Terranova.

Una espesa niebla fue poco a poco invadiendo la bahía y haciendo la visibilidad prácticamente imposible. La entrada de un enorme mercante también puso en peligro la regata pero todo quedó en un susto. Sin embargo los guardacostas variaron el rumbo del Delta Lloyd para evitar cualquier peligro, lo que le supuso una pérdida considerable de tiempo al barco de Chuny Bermúdez de Castro y lo que provocó que se situara en la cola de la flota.

El Puma que salió cuarto logró arrebatarle esa plaza al Green Dragon en la primera empopada y fue el tercero en salir de la bahía de Boston y poner rumbo a mar abierto, por detrás de los Telefónicas. El barco de Ken Read se despide así de su puerto base y de los miles de espectadores que se acercaron a ver al los héroes locales.

Detrás del Puma estaba el Ericsson 4, de Torben Grael y líder de la general, y le seguía de cerca el Green Dragon, en quinta posición. Algo más atrás se encontraban el Ericsson 3 y el Delta Lloyd, de Chuny Bermúdez de Castro, cerrando la flota.

NADIE PERDONARÁ TAN SOLO UN PUNTO

Matemáticamente hay opciones para todas las embarcaciones en varios de los segmentos de la clasificación. Por un lado, los tres primeros clasificados se la jugarán en esta etapa, dura a priori y en la que habrá que llegar con el barco de una pieza en condiciones que tradicionalmente se han mostrado muy duras.

Muchos puntos en juego (el máximo de 4 que da la meta volante y el máximo de 8 que se otorgarán al primero que cruce la línea de llegada frente a las islas Mutton, frente a Galway) y tan sólo 12. 5 puntos separan al a priori potente Ericsson 4 -con un muy buen rendimiento en condiciones típicas del Atlántico Norte-, del segundo clasificado Telefónica Azul.

Los de Bekking y Martínez lucharán por estar en lo más alto del podio, pese a que las condiciones tipo en esta etapa no son las que más alegrías le han dado. A tan sólo 3 puntos del equipo español con casco azul se encuentra el Puma, aunque pueden notar en su contra la baja de sus Jefe de Guardia Sidney Gavignet.

Ericsson 3 es otro de los que ha demostrado como su rendimiento ha ido creciendo día a día en las etapas oceánicas y a priori, los rumbos abiertos tras el paso de la meta volante podrían ayudarle a mantener esta progresión.

Tras el grupo de estos cuatro que luchan por uno de los escalones del podio, nos encontramos un segundo grupo enzarzado en otra interesante lucha. El irlandés Green Dragon intentará llegar a su hogar en la mejor posición posible y defender así una quinta posición en la general, que se tambalea.

Los hombres de Fernando Echávarri, a bordo del Telefónica Negro, intentarán a toda costa hacerse de aquí a San Petersburgo con esa quinta plaza, eso si, si el Delta Lloyd del gallego Bermúdez de Castro se lo permite. Los del patrón español Bermúdez de Castro han demostrado desde Río una progresión impresionante teniendo en cuenta que cuentan con un barco de la pasada edición.

Fuente: Info VOR 09

Dejar respuesta