Route des Princes. El Virbac-Paprec 70, eligió una ruta más directa y tomó el mando despues de una zona sin viento

0
161

Grupo Navega

Tras las primeras millas los MOD70 se quedaron sin viento por de la tarde, antes de recuperar la marcha al anochecer. Virbac-Paprec 70 arrancó decidido, eligió una ruta más directa y tomó el mando, llegando a tener 25 millas de ventaja sobre sus rivales.

En las últimas horas, los MOD70 navegan un poco más abiertos, acortando distancia y llegando a Finisterre antes de la borrasca que les espera en el Golfo de Vizcaya. Los MULTI50 se van acercando a la boya de paso en Sein, pero se encuentran en una zona de vientos flojos e inestables, teniendo previsto llegar a la boya de bonificación durante la tarde.

El paso de Finisterre fue uno de los platos fuertes del día para los Multi50. Mientras Arkema – Région de Aquitaine y FenêtréA-Cardinal decidieron separarse de costa, Actual navegó muy pegado y pasó rozando el noroeste de la Península Ibérica, en una zona con menos mar, tratando de preservar el barco y la tripulación. Inicialmente esta opción pagó dividendos, pero por fuera cogieron mejor viento y pudieron correr las rachas en rumbos más abiertos.

Grupo Navega

Luego, el efecto goma, al ir cayendo el viendo propició que se reagrupasen, especialmente el Arkema-Région Aquitaine, que llegó a contar con 50 millas de desventaja, tras la rotura de su gennaker grande. Los tres barcos esperan una transición de viento, rolando al noroeste, que tras pasar la boya bonificada de Sein les hará ceñir hasta la Fasnet salvo que la dirección de regata decida acortar el recorrido y permitirles dirigirse directamente hacia Dùn Laoghaire (Dublín). Gilles Lamiré con su Rennes Métropole – Saint-Malo Agglomération cierra la flota, tras la errada opción de remontar la costa portuguesa pegados a costa, que le fue descolgando del grupo irreversiblemente.

Grupo Navega

Tras un buen arranque de etapa, llegando a la boya bonificada de Cascais el viento fue amainando hasta encalmar frente a la playa de Guincho, paraíso surfero en aguas atlánticas. Durante unas horas tensas, la flota el Prince de Bretagne y los MOD70 sufrieron atentos a la entrada del nuevo viento, siendo el Virbac-Paprec 70 el más atento en salir de allí, distanciándose hasta 25 millas durante la noche. Una distancia que ha empezado a disminuir durante la madrugada y primera hora de esta mañana, al navegar más pegado a tierra siguiendo la ruta directa pero con algo menos de viento.

Por delante les aguarda un día complicado, con el paso por la zona de intenso tráfico marítimo en Finisterre, y la llegada de un centro de bajas presiones en el golfo de Vizcaya, que a buen seguro dejará vientos inestables a su paso, y puede encalmar a los participantes que pasen por su centro.

Dejar respuesta