Nosotros podemos proteger nuestros Oceanos …ya que la ley no los protege

0
422

Los océanos, indispensables para la supervivencia del planeta, pasan por un mal momento y todos lo sabemos, es de sentido común protegerlos. Las superpobladas zonas costeras están degradadas, y la contaminación marina lleva consigo la proliferación de algas que envenenan los ecosistemas. Además, los millones de toneladas de carbono que tiramos diariamente a la admosfera por la actividad humana también influyen sobremanera los recursos oceánicos.

National Geographic Society, ha elaborado una lista de 10 cosas que podemos hacer todos los días para ayudar a los océanos.


1º Reducir los efectos del cambio climático en el océano y cuando sea posible deje el coche en casa y reduce el consumo de energia en casa, es bueno para la admosfera …y bueno para el bolsillo,¿cosas que podemos hacer?: Cambiar a bombillas compactas de luz fluorescente, usar las escaleras, y utilizar un ventilador en vez del aire acondicionado.

2.º Las poblaciones mundiales de peces se están agotando rápidamente debido a la demanda, la pérdida de hábitat, y las prácticas pesqueras insostenibles. Al hacer compras o salir a cenar, ayudar a reducir la demanda de especies sobreexplotadas por la elección de productos del mar que esa la vez tanto saludable y sostenible.

3º Los plásticos que terminan como basura al mar contribuyen a la destrucción del hábitat y se enredan y matan a decenas de miles de animales marinos cada año. Para limitar su impacto, llevar una botella de agua reutilizable, almacenar la comida en recipientes no desechables, llevar su propia bolsa de tela o una bolsa reutilizable y reclclar siempre que sea posible otros la hora de comprar y reciclar siempre que sea posible.

4º Si te gusta el buceo, el surf, o relajarse en la playa, siempre llevarte los desechos. Explorar y apreciar el océano, sin interferir con la vida silvestre o la eliminación de las rocas y corales y animar a otros a respetar el medio marino o participar en la limpieza de la playa local.

5º No comprar artículos tales como joyería de coral, carey, accesorios de cabello (a partir de la tortuga carey), y productos derivados del tiburón.

6º Lea las etiquetas de alimentos para mascotas y los productos del mar a la hora de elegir una dieta para su mascota. Nunca lave la arena para gatos, que pueden contener patógenos dañinos para la vida marina. Evitar el almacenamiento de su acuario con peces silvestres de agua salada, y nunca liberar los peces del acuario en el mar pues es una práctica que puede introducir especies no autóctonas perjudiciales para el ecosistema existente.

7º Muchos institutos y organizaciones están luchando para proteger los hábitats de los océanos y la fauna marina. Encontrar una organización nacional y considerar la posibilidad de apoyo financiero o de voluntariado para el trabajo práctico o de defensa. Si usted vive cerca de la costa, puede unirse a un grupo local y participar en proyectos cerca de su casa.

8º Hay que influir en las políticas de investigación oceánica de los funcionarios públicos antes de votar o póngase en contacto con sus representantes locales para hacerles saber que usted apoya proyectos de conservación marina. Y si ve una especie amenazada en el menú o en el mostrador de pescados y mariscos en un restaurante, hazlo saber, reclamando.

9º Práctica de la navegación responsable en kayak y otras actividades recreativas en el agua. Jamás tire nada por la borda, y ser conscientes de la vida marina en las aguas a su alrededor. Si planeas ir en un crucero para sus próximas vacaciones, hacer algunas investigaciones para encontrar la opción más ecológica.

10º Toda la vida en la Tierra se conecta con el océano y sus habitantes. Cuanto más aprenda acerca de los problemas que enfrenta este sistema vital, más ayudara a asegurar su salud, despues compartir ese conocimiento para educar e inspirar a otros.

Ha habido algunos éxitos importantes en la última década en el mejoramiento de la calidad del ambiente de las costas y mares. Pero, en general, su degradación ha continuado y en muchos lugares, se ha intensificado. Durante siglos, y todavía hoy, se da por sentado que el inmenso azul estaba al servicio del hombre y que no le quedaría más remedio que soportar sus vejaciones; pero los hechos nos demuestran que no es así ¿seremos capaces de enmendar nuestros errores?

Dejar respuesta