Mundial de natación de Barcelona. Mañana se celebra la penúltima final de sincronizada, Rusia parte como favorita

0
385

Grupo Navega

Cuatro de cuatro, un póker de oros es lo que se lleva de Barcelona 2013 Svetlana Romashina, la reina de la natación sincronizada en estos 15os FINA Campeonatos del Mundo. La nadadora rusa ha cumplido con los pronósticos y ha hecho un pleno en la piscina del Palau Sant Jordi. Hoy ha sumado la cuarta y última en la final de dúo libre. En el podio, como ya ocurriese en la final de técnica, Rusia ha ocupado la primera plaza, China la segunda y España, la tercera.

Con dos finales por disputar, equipo y combinada, la sincronizada rusa ya luce cuatro medallas de oro al cuello de Svetlana Romashina. Serán las últimas para ella, puesto que no nadará más en BCN2013. La rusa vino para hacer los dos solos y los dúos, sustituyendo como solista a la ausente Natalia Ishchenko, y ha cumplido de manera ejemplar. Nadie ha sido capaz de ponerse a su altura, ni compitiendo en solitario ni en pareja, como hoy  junto a Svetlana Kolesnichenko.   Juntas, en otra de sus exhibiciones comparables a un dueto del Bolshoi, no han dado opción ni a las gemelas chinas Tingting y Wenwen Jiang ni a las españolas Ona Carbonell y Margalida Crespí. Las puntuaciones lo dicen todo: 97.680, 95.350 y 94.990.

Grupo Navega

Svetlana Alekseyevna Romashina nació hace 23 años en Moscú. De ella podría decirse que todo lo que toca se convierte en oro. A nivel olímpico atesora tres oros consecutivos, uno en Pekín 2008 (equipo) y dos en Londres 2012 (dúo y equipo). En Mundiales FINA tenía un oro por equipo en Montreal 2005 y tres en Melbourne 2007 (cuando se separaron las rutinas técnica y libre), pero en Roma 2009 ya multiplicó sus conquistas haciendo pareja con Ishchenko. En Shanghai 2011 volvió a repetirlo.

Todo apuntaba a lo mismo aquí, en Barcelona, pero la renuncia de Ishchenko le permitió convertirse en la solista rusa, aunque renunciando al equipo. Su paso ha sido marcial y convincente. Nadie que la haya visto nadar estos días negará que es la mejor especialista del momento y que sus cuatro triunfos han sido merecidos. Hoy reparte el mérito con Kolesnichenko, de la misma manera que las hermanas chinas Jiang. Éstas volvieron a adelantar a la dupla Carbonell-Crespí, que se ha consolidado como una apuesta segura en el podio. No era fácil para España ni para Ona cambiar de registro tras la retirada de Andrea Fuentes después de Londres 2012. El cambio no ha sido traumático y su ‘Tango’ ha convencido, aunque más al público que a los jueces.

Grupo Navega

Mañana se celebra la penúltima final de sincronizada, el equipo libre, siempre en el mismo escenario y a la misma hora (19:00). Aun sin Romashina, Rusia parte como gran favorita al oro. España, sin conjunto chino al que medirse, apunta a la plata mientras que Ucrania pretende un nuevo bronce.

Dejar respuesta