Los españoles por fin empiezan a “pelear” en la Vuelta a España

0
196

imoca-60-gijon

A las 12:05 horas se dio la salida de la etapa Gijón-Sanxenxo, tercera de esta Vuelta a España a Vela que están disputando ocho IMOCA Open 60, adelantándose al disparo de salida el Movistar, el Pakea-Bizkaia y el Estrella Damm, que debieron retomar la línea correctamente.

Con viento de componente Norte, que soplaba en la bocana del puerto de Gijón donde se instaló la salida, la flota debía partir hacia una boya de desmarque fondeada a 1,5 millas. Con un recorrido de 220 millas náuticas (408 km.), la etapa es una buena oportunidad para que las unidades españolas frenen el dominio de los actuales líderes de la general: el ‘Safran’ de Marc Guillemot (vencedor de la primera etapa) y el ‘PRB’ (vencedor de la segunda).
Ahora, los participantes deberán pasar por tres de los puntos míticos de la navegación española. Cabo de Peñas en las inmediaciones de Gijón, la estaca de Bares en la cornisa gallega bañada por aguas cantábricas y el cabo de Finisterre, que marca el inicio de las aguas atlánticas.
El W Hoteles- Nova Bocana partió como un rayo, seguido por el GAES Centros Auditivos, Central Lechera Asturiana y el PRB, todos ellos por barlovento y tratando de establecer una fila navegando al través. El Safran navegaba un poco más orzado que sus rivales, quienes en su afán por correr no iban rumbo a boya. Cuando reaccionaron tuvieron que cerrar su ángulo, con la consiguiente pérdida de velocidad, situación que el Safran aprovecho para pasarles desde barlovento como una exhalación. Por detrás, el Movistar navegaba muy veloz recuperando parte de su desventaja, el Pakea Bizkaia un poco más atrás y cerrando la flota el Estrella Damm.
El paso de la baliza de desmarque lo inició el Safran, seguido por un hoy inspirado en la salida GAES  Centros Auditivos, que supo colarse delante del W Hoteles-Nova Bocana. Cuarto el Central Lechera Asturiana, seguido del actual líder de la Vuelta a España a Vela PRB, que lidera el francés Vincent Riou.
Una hora más tarde de haber librado el desmarque, la opción elegida por Iker Martínez y Xabi Fernández empezó a pagarles dividendos. Con buena velocidad fueron pacientes, y a medida que iban alejándose discretamente de la costa se aseguraban la misma intensidad de viento que los barcos que navegaban más a barlovento, y hacer valer la menor distancia recorrida al no perder ni un ápice en su maniobra poniendo rumbo hacia el Oeste.

Dejar respuesta