Las Regates Royales Panerai Trophée comienzan en Cannes

0
270

Regates Royales

El gran día se acerca. Alrededor de 200 embarcaciones procedentes de veinte países diferentes estarán mañana en la línea de salida de la jornada inaugural de la 35ª edición de las Régates Royales de Cannes. La víspera de la primera prueba, mientras las tripulaciones dan los últimos toques a sus embarcaciones, el público se concentra en los pantanales para admirar los barcos clásicos que año tras año acuden a la Riviera francesa. Clásicos, Dragones, Requins y Broad One Design darán vida a la bahía durante cinco días de intensa competición. El espectáculo está a punto de empezar.

Tiempo cálido, cielos azules y brisa agradable: los mejores ingredientes para la jornada previa al comienzo de las Régates Royales – Trofeo Panerai, en la que las tripulaciones están finalizando las inscripciones y terminando de preparar las embarcaciones. En los muelles del viejo puerto de Cannes los espectadores pueden recrearse un año más en la contemplación de estos magníficos barcos, descubriendo al mismo tiempo nuevos capítulos de la historia de las embarcaciones que han dejado huella en mayor o menor medida en la historia de la vela del último siglo. Desde el mundialmente famoso Manitou, que fue propiedad del presidente de los Estados Unidos John Fitzerald Kennedy hasta la réplica de su primer barco, el Wianno Senior, pasado por Il Moro di Venezia, uno de los primeros Maxis modernos o las dos goletas gemelas de 50 metros de eslora Elena y Eleonora, están presentes en la bahía de Cannes.

Esta 35ª edición de las Régates Royales de Cannes cuenta también con la presencia de la embarcación Nin, una goleta aúrica centenaria que a pesar de su edad debuta en la competición aquí en Cannes. Hasta el momento la regata cuenta con más de una docena de embarcaciones que pueden presumir de haber superado la centena: Bona Fide (1899), Elena of London (1911), Eva (1906), Kelpie (1902), Mariquita (1911), Mariska (1908), Moonbeam III (1903), Nan of Fife (1896), Oriole (1905), Véronique ( 1907) y Wayward (1908).

Punto de encuentro internacional

Los participantes vienen de Argentina, Malta, las islas Caimán, las isla de Man, Rusia, Finlandia, Dinamarca o Jersey, pero también de otros países más cercanos como Italia, Alemania, Reino Unido, Suiza y, por supuesto, Francia. Todos ellos se reúnen en el sur de Francia, en una ciudad que tiene un marcado carácter internacional. A bordo de Sonny, el acento sudamericano sonará con fuerza, ya que el conocido arquitecto Germán Frers navegará en él defendiendo los colores argentinos.

Pero pese a la diversidad de nacionalidades, los 1.500 regatistas que componen las tripulaciones este año hablan un mismo lenguaje, el del mar y el viento, sin el que las regatas no tendrían lugar. Antes de lanzarse a la bahía mañana, los marinos aprovechan las buenas condiciones meteorológicas para dar los últimos toques o para hacer los últimos bordos en estos barcos que requieren tanta atención.

“Las Régates Royales de Cannes continúan creciendo en cantidad y calidad. El nivel de las tripulaciones también se está volviendo cada vez más alto. En esta 35ª edición tenemos todavía más nacionalidades, veinte, y el tamaño de los barcos en competición también ha aumentado, con cinco o seis embarcaciones de más de 50 metros. Estoy encantado con los participantes de este año” señala Jacques Flori, presidente del Club Náutico de Cannes.

Reencuentro de monotipos

La clase Dragón estará de nuevo en el punto de mira en esta semana de competición en Cannes gracias a los reñidos duelos que suelen protagonizan sus participantes con victorias logradas con tan sólo unos segundos de diferencia. Los componentes del podio de 2012, Amapurna de Anatoly Loginov (Rusia), Cloud de Giuseppe Duca (Italia) y Blue Lady de Soren Peherson (Dinamarca), tratarán a buen seguro de defender sus títulos, pero tendrán que vigilar de cerca a Tommy Muller y su Finito, que acaba de lograr la cuarta posición en la Gold Cup, un puesto por delante de Loginov.

Tras quince años de ausencia, los tradicionales monotipos Requin regresan a Cannes. Para los ojos menos experimentados podrían parecerse a los Dragones pero en realidad, estas embarcaciones de 9,60 metros de eslora son diferentes porque tienen camarote. Rápido y muy marinero, el Requin fue diseñado en Finlandia en 1930 pero fue en Francia donde encontró la gloria.

Finalmente, la regata contará con siete Broad One Design mañana en la línea de salida. Esta clase data del siglo pasado, cuando el Real Club Náutico de Norfolk y Suffolk en Lowestoft decidió contar con un barco de regatas propio. El Broad One Design tiene 7,30 metros de eslora y fue construido originariamente en madera y después en fibra de vidrio. Con el número tres en el casco, Flittermouse de Reino Unido competirá contra la tripulación francesa de Dipper y contra otras seis embarcaciones anglosajonas.

El verano no ha terminado

El sistema de altas presiones en Francia está produciendo unas condiciones casi estivales en la región de los Alpes Marítimos. Para la jornada inaugural de las Régsates Royales la previsión meteorológica es de buen viento con incremento progresivo de la intensidad desde Fuerza 2 a Fuerza 5 con rachas y pasando de noreste a sur-suroeste por la tarde. Parece que estas mismas condiciones se mantendrán el resto de la semana y permitirán al Comité de Regatas celebrar el máximo número de pruebas para disfrute de regatistas, periodistas, fotógrafos y espectadores por igual.

Dejar respuesta