La Travesía de la Paz llega a Europa

0
733

vital-alsar-04

Este fin de semana arribaba por primera vez a un puerto europeo en Santander el trimarán “Zamná”, protagonista de “La Travesía de la Paz”, una aventura de 15.768 millas entre Cozumal (México) y Atenas (Grecia) a bordo de una embarcación artesanal de 33 metros de eslora y 400 toneladas, construido con 14 tipos de maderas tropicales.

vital-alsar-06

Al mando de la tripulación está Vital Alsar, un navegante santanderino de 75 años que se propone trasladar un mensaje de paz y esperanza a lo largo de tres continentes.
El “Zamná” ha llegado a Santander desde Nueva York, la primera parada tras partir la expedición de la isla de Cozumel (México). En la ciudad de Nueva York, Alsar y su tripulación participaron, el 11 de septiembre, en un homenaje a las víctimas del atentado contra las Torres Gemelas.
Desde la capital cántabra, el trimarán partirá hacia Bilbao, Lisboa, Cádiz, Valencia, Barcelona, Mallorca, Ostia (Italia), Túnez y Alejandría (Egipto), hasta culminar un viaje de cuatro meses en Grecia.

vital-alsar-05

El recibimiento a Vital Alsar en su ciudad de nacimiento fue espectacular, con decenas de embarcaciones escoltándole hasta el Puerto de Santander, donde el navegante que inició el viaje del “Zanma” el pasado 26 de agosto proclamó que “gracias a que todavía hay corazón en los hombres, el mundo se salvará. Lo rojo, lo negro, lo feo debe dejar paso a lo blanco, a lo azul, a lo rosa (…)”.
Alsar era recibido por miles de personas que portaban banderines con el símbolo de la expedición, tres círculos que simbolizan “El Niño. La Mar, La Paz”, encabezados por el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, que destacaba que el “Zamná” divulga un mensaje “universalmente aceptado” y que la paz “es un estado de ánimo vital” y deseaba suerte a la tripulación para el resto de la travesía. De la Serna inviataba a Alsar a que se una a Santander para “capitanear” la candidatura de la ciudad a Capital Europea de la Cultura 2016.
Por su parte Vital Alsar afirmaba que el “Zamná” es un “símbolo de paz en todo el mundo” y ha explicado que con este viaje continúa el sueño iniciado en 1964 -cuando realizó su primera travesía transoceánica a bordo de una embarcación de madera-, pero “con más llama que la chispa que lo inició”.
Visiblemente emocionado, agradecía a su familia y, en especial a su mujer y sus hijas, el apoyo recibido para emprender estas aventuras, a pesar de sus “ausencias”.

“Zamná”, dios maya de las artes y el conocimiento
El trimarán que patronea Vital Alsar toma su nombre del dios maya de las artes y el conocimiento, ha sido construido de forma artesanal con 14 tipos de maderas tropicales, mide 33 metros de eslora y pesa 400 toneladas.
Conforman la tripulación del “Zamná” Francisco Enrique Bernal Venegas, Greg Blomqvist, Daniel Chávez Modena, Pedro Corcuera Wenzel, Diego Edén-Wynter Blanco, José Antonio González Pereira, Shayne Holden, Rubén Bernardo Morante López, Martín Gilberto Moreno Carranza, Jorge Luis Riveros Gilardi y Santiago Villaverde Pacheco, de nacionalidad española, canadiense y mexicana.

Fuente: Periódico náutico

Dejar respuesta