La salida alicantina de la Volvo: El análisis

0
474

Alicante Barcos pantalán

La ciudad de Alicante ha vivido su tercera salida consecutiva de la Volvo Ocean Race, aún resta una cuarta según confirmó Knut Frostad, el mandamás de la regata. Esto es una buena noticia para la ciudad y la Comunitat Valenciana, a pesar del alto precio que se está pagando por una de las sedes principales, sino la que más, de esta vuelta al mundo por escalas.

La competición ya ha empezado y los siete barcos participantes se están jugando el cobre en pleno Océano Atlántico. Pero una vez ya han salido, es el momento de empezar a hacer balance de lo que ha sido y lo que ha supuesto para Alicante, la Comunitat y España ser el puerto de salida de esta vuelta al mundo.

Como en la mayoría de las veces a la hora de hacer una valoración hay cosas que se habrán hecho bien y otras no tanto.

Crowds in the Race Village - Volvo Ocean Race 2014-2015

El Village: Hay que reconocer que el Village ha sido un espectáculo, no por su majestuosidad, ya que era muy austero, era el adecuado por los tiempos que corren. Las distintas actividades para el público, desde las náutico-deportivas como las de ocio tuvieron un gran éxito entre los visitantes, que no nos engañemos la vela era la excusa, pero el ocio ha sido el gancho definitivo.

Había algunos equipos con pabellón propio, por supuesto la Volvo y los que deben ser un poco más ricos, caso de Team SCA y Dongfeng. Mapfre adaptó sólo para sus VIPS uno de los edificios junto a los tinglados y el resto no tuvieron un espacio social. Los equipos estaban ubicados en unas carpas junto al parking.

La organización habla de más de 315.000 personas visitaron el Village, de los cuales 6.000 eran invitados por los distintos equipos participantes y patrocinadores. Ciertamente equipos como el Team SCA, con 1.500 invitados en dos fines de semana, dieron colorido rosa y azul a la marea de visitantes, y sobre todo a los hoteles de la zona, que hicieron su agosto en octubre, algunos con precios desorbitados aprovechando la ocasión, no hace falta dar nombres ya que estaban a la vista de todos. Pero si algo tiene Alicante es que prácticamente se puede ir andando a todos lados, y también hay que decir que otros hoteles como el Eurostars Lucentum o ABBA Centrum Alicante, se mantuvieron con precios muy competitivos, por poner otros ejemplos.

Barcos de espectadores: Gran iniciativa la de la organización de poner una serie de barcos para que el público pudiera vivir lo más cerca posible la regata. El hecho que fueran gratuitos fue un gran acierto y provocó que se llenaran en cada una de las salidas que hicieron, tanto el fin de semana de la regata In-Port como en el de la salida de la primera etapa en la que la flota hizo un recorrido entre boyas frente a la playa del Postiguet y ya tomara rumbo hacia Ciudad del Cabo. Los barcos de prensa estuvieron a la altura pero sobre todo los reporteros gráficos tuvieron el hándicap de no poder hacer su trabajo en condiciones debido a que el área de seguridad era demasiado amplia, con lo que de poco sirve poder salir al agua y no poder hacer a gusto tu trabajo. Hay que recordar a los organizadores que sin prensa ni buenas fotos, no hay patrocinadores. Que tomen nota.

Alicante muelle de levante

Sala de prensa: La Sala de Prensa fue uno de los puntos débiles. En esta ocasión el espacio fue extremadamente reducido, sobre todo en los cuatro días puntas. Si hubiera sido por el número de periodistas de medios que realmente trabajaban en la sala de prensa hubiera sido suficiente, pero entre los empleados de la organización y los responsables de prensa de distintos equipos con una media de cuatro personas cada uno, prácticamente copaban el espacio. ¿Falta de previsión? Pero no sería sólo por el espacio en sí, es que dentro de la sala de prensa había una mesa de ping pon, que la verdad para los que estábamos trabajando en ella no era la mejor compañía escuchar el sonido de la bola contra la pala y el tablero. Es la primera vez que lo veo, y eso que he perdido el número de regatas a las que he asistido por el mundo. en cambio sí que era una buena iniciativa las mesas que había fuera de la sala de prensa.

Otro tema inaudito fue que el día siguiente de la salida, es decir el domingo día 12, la sala de prensa estaba CLOSED. No me entra en la cabeza que una competición de este nivel, y en la que las primeras 24 horas son informativamente claves, y cuando aún quedaban muchos periodistas en Alicante, la sala de prensa ya no esté operativa al menos un par de días más. Me consta que en la Barcelona World Race, que partirá el día 31 de diciembre, al día siguiente que es el primer día de regata y del AÑO, sí se abrirá la sala para que puedan trabajar los profesionales desplazados a la Ciudad Condal, para cubrir el evento.

Comunicación: Yo no sé el por qué, pero en este aspecto se ha dado un paso atrás de dimensiones estratosféricas. La comunicación no está al nivel de una regata como esta, y no será que no tienen medios para ello. La dirección de comunicación está más pendiente del aspecto social que del deportivo, y esto no es lo que debería ser. Menos mal que algunas marcas privadas como SCA, IWC y hasta el propio Alicante como puerto de salida, han tenido en cuenta a algunos medios españoles, ya que si no llega a ser por ellos, no va nadie a la salida de una vuelta al mundo que sale desde España. A Volvo como Ocean Race y como empresa le ha dado absolutamente igual los periodistas náutico-deportivos, a los de motor sí me consta que los tuvieron en consideración.

Alicante medios

Reporteros gráficos: Este fue otro de los puntos calientes y en donde hubo fallos importantes. Tanto en la regata In-Port como para la salida hubo déficit de plazas, además hubo menos lanchas de las previstas inicialmente con lo que en algunos casos más de una parecía una patera. Esto, unido a que la zona de exclusión era excesivamente grande, provocó que no pudieran trabajar como merecen, sobre todo porque al fin y al cabo son los que con sus imágenes te van a dar publicidad de la regata y de los patrocinadores, pero parece que esto algunas organizaciones siguen sin entenderlo. Reporteros gráficos de medios y agencias importantes llegaron a la sala de prensa echando fuego por la boca. Sin más comentarios. 

Información: Las primeras horas y días la información en español brilló por su ausencia. Por no mandar, no enviaron nota de prensa el primer día de competición, claro es que era domingo y el día después de la salida, y había que descansar, pero es que el domingo siguiente tampoco hubo información directa a los medios. Incomprensible a todas luces. Creo que se ha perdido el norte, y parece que los periodistas son los últimos de Filipinas.

En definitiva, Alicante bien como organización local del evento, pero flojito en cuanto a lo aportado por la propia Volvo Ocean Race, que se ha aprovechado una vez más de toda la logística ofrecida por la ciudad y las desgravaciones fiscales y facilidades que le da España, y que no las da nadie más en el mundo, para tener siete equipos en línea de salida. No lo olvidemos. Y sin dar ni una sola oportunidad a los astilleros españoles licencia para poder construir los Volvo Ocean 65 teniendo por ejemplo a dos en la propia Comunitat Valenciana como Longitud 0 en Burriana y King Marine en Alginet, pero prefirieron dar la exclusividad a astilleros de Inglaterra, Suiza y Nueva Zelanda.

Dejar respuesta