La Route des Princes deja Irlanda para desembarcar en el Reino Unido

0
199

m861_crop11014_1000x1000_proportional_1372073408B2B1

Con puntualidad británica, a las 11 horas locales, una hora más en España, la flota de la Route des Princes ha tomado la salida de la tercera etapa Dún Laoghaire (Dublín, Irlanda) – Plymouth (Inglaterra). Los Multi50, el Maxi80 Prince de Bretagne y los tres MOD70, tras la baja del Spindrift que rompió el mástil al volcar el pasado sábado, se enfrentan a unas condiciones complejas a lo largo del recorrido.

La transición a la cola de la borrasca desplazándose hacia el este y la entrada de un anticiclón por el suroeste crearán una transición de viento, con abundantes calmas y cambios de dirección. Además, la fuerte corriente que afectará a las costas, por los altos coeficientes, será otro factor a computar en los cálculos de los navegantes y en la táctica a aplicar.

El recorrido inicialmente previsto, Dún Laoghaire-isla de Bardsey (frente a la costa galesa)-Fastnet Rock-Bishop Rock-Eddystone-Plymouth, se ha modificado para los Multi50. Estos multicascos eluden el paso por la Fastnet Rock para recorrer 345 millas, frente a las algo más de 600 de sus “hermanos mayores”, en caso de navegar la opción corta desde Eddystone a Plymouth. Las dos bonificaciones, 2 puntos de recompensa para el primer barco de cada categoría, se mantienen en la isla de Bardsey, situada frente a la punta oeste de la costa de Gales, y en el paso por el faro de Bishop Rock en las islas Scilly, cerca de la punta suroeste de Inglaterra.

A poco de salir de la bahía de Dublín, el viento del nornoreste fue amainando, avisando del primer cambio que supondrá la entrada de un suroeste y, por consiguiente, los bailes de posiciones. Si tras el recorrido inicial frente a Dún Laoghaire mandaban el Virbac-Paprec 70 y el FénêtreA-Cardinal, en las clasificaciones de las 12UTC lo hacían el Oman Air-Musandam y el Actual, pero con toda la flota muy agrupada, mientras trataban de ganar un poco de sur en busca del nuevo viento anunciado.

Poco después, ya en rumbo directo hacia la costa galesa y con la isla de Bardsey a 20 millas por su proa, el Maxi80 Prince de Bretagne lideraba la flota, pese a la rotura de su gennaker grande tras salir de la bahía de Dublin, mientras el Edmond de Rothschild era el primer MOD70 clasificado. En sus popas, el Actual consolidaba su liderato sobre el Rennes Métrolole – Saint-Malo Agglomération, que se reponía de un mal inicio de etapa.

Declaraciones:

Alex Pella, Prince de Bretagne: “Ya lo tenemos todo listo, tras reparar diversas roturas y averías sufridas en la anterior etapa. La más significativa fue al gennaker grande, que nos los entregaron ayer reparado. No lo pudimos probar debido al temporal, pero confiamos que este solucionado. También tenemos en orden de marcha uno de los winches primarios y la electrónica, que al final de la anterior etapa nos dejó con varios repetidores y funciones sin funcionar. El barco está listo. Seguimos la misma tripulación. El plan inicial era hacerla siempre los mismos salvo el navegante Jean Luc Nelias en la última etapa entre Plymouth y Morlaix”.

Sébastien Josse (Edmond de Rothschild): “Esta tercera etapa va a ser muy interesante. Saldremos con viento del noroeste que amainará rápidamente por la tarde para rolar al suroeste. Esta es la primera transición. Habrá que gestionar una segunda justo antes de la Fastnet, con una pequeña baja presión mínima que pasará e interrumpirá el flujo. Luego nos encontraremos con un nuevo viento del noroeste que nos llevará a las Scilly. Por lo tanto, será bueno. Por ahora, el viento previsto es bastante aleatorio. Esperamos ver cómo se desarrolla en las próximas 24 horas. Tendremos corrientes muy fuertes por los grandes coeficientes de mareas. Puede que sean de 3-4 nudos en algunos puntos del recorrido. Creo que de nuevo llegaremos muy juntos los tres barcos, pues los de delante se encalmarán. Aunque falte un barco, la lucha será igual de intensa. Todos estamos aquí para intentar ganar”.

Yves le Blevec, Actual: “Estamos en un régimen casi estival, con una alta presión sobre Europa, y eso no genera mucho viento. Esta es una situación con zonas de transiciones significativas. Va a ser muy difícil saber por qué lado navegar, si habrá más o menos viento. Los sistemas meteorológicos se moverán más rápido que nosotros, así que a veces será difícil de comprender y predecir, los escenarios pueden ser muy diferentes. Hay que estar preparado mentalmente, porque si te retrasas no hay que alarmarse, ya que habrá reagrupamientos, y lo mismo a la inversa”.

Dejar respuesta