La organización de la America’s Cup apoya a los nuevos equipos tecnológicamente en pro de la igualdad

0
153

catamaran_ac45_ac72_34copa_america

La America’s Cup Race Management ha creado una plataforma formada por corporaciones líderes en el diseño de embarcaciones que se encargará de realizar un paquete de diseño básico del nuevo catamarán AC72, embarcación más grande y rápida que su hermano pequeño, el prototipo AC45 lanzado con gran éxito el mes pasado en Auckland. Con esta medida, criticada por algunos por considerar que la regata pierde su esencia, y alabada por otros que la ven como una posibilidad de acortar las grandes diferencias existentes entre los equipos, la organización de la America’s Cup quiere facilitar a todos los participantes el acceso a los últimos avances tecnológicos a la vez que les permite mantener los costes.

Iain Murray, CEO y Director de la Regata, ha comentado que la ACRM desarrolló el concepto y buscó a los mejores diseñadores y a los líderes en tecnología para que  diseñaran el nuevo catamaran AC72. “Esta solución se ofrece para evitar la brecha que podría crearse frente a los equipos más fuertes, y proporcionar así a todos los equipos, tanto a los grandes como a los pequeños, la posibilidad de ser competitivos en la regata que pondrá en juego los AC72 el próximo año. La tecnología es una pieza fundamental, y queremos asegurar que los equipos tengan acceso a las personas adecuadas y a las últimas herramientas para diseñar un barco rápido y al mismo tiempo puedan mantener los costes.”
El equipo de diseño de la America’s Cup Race Management que trabajará en el nuevo modelo AC72 esta formado por los franceses VPLP, líderes en diseño de multicascos y superyates, y North Technology Group, compañía internacional con base en USA, que se ocupará del diseño del mástil y las velas. Tanto VPLP como NTG han formado un equipo internacional con los mejores profesionales en todas las áreas del diseño. El paquete cubrirá una amplia gama de necesidades, desde el modelo “listo para usar” enfocado al desafiante primerizo, hasta un diseño básico que cada equipo podrá desarrollar una vez que dispongan de sus diseñadores propios.

“El concepto sigue permitiendo el aporte creativo de los competidores así como la preservación de los principios básicos inherentes a la America’s Cup, tanto en el ámbito de la tecnología como en la navegación”, ha comentado Murray, “simplemente reduce el tiempo necesario en cuanto al diseño, proporciona algunas de las mejores ideas del mundo para este nuevo desafío y reduce la inversión necesaria para desarrollar un barco capaz de ganar la 34 America’s Cup.”

Dejar respuesta