Jordi Calafat y Ñeti Cuervas-Mons nos hablan de la victoria del Team Telefónica en China

0
151

En la madrugada del sábado, el barco español “Telefónica” lograba algo que no sucedía desde hacía 22 años: ganar las tres primeras etapas de la vuelta al mundo a vela. Jordi Calafat y “Ñeti” Cuervas-Mons nos hablan de la que ha sido, para muchos, la etapa más peligrosa en mucho tiempo.

El comienzo de etapa fue complicado, con una rotura en el botalón en la que, Ñeti, fuiste parte importante de la consiguiente reparación, ¿cómo se recupera uno de un inicio así?

Cuervas-Mons: Ya fue complicado en el primer tramo, en Sharjah, ya que rompimos el foque y Zane y Jordi tuvieron que arreglarlo corriendo, hubo un momento en que pensamos que no había quedado muy bien pero al final no fue así. Al día siguiente de salir de Maldivas se rompió una vela y el cable que aguanta el botalón hacia abajo. Cuando sucedió, lo que me vino a la mente fue lo que pasó en la edición anterior con el “Telefónica Negro”, que se rompió el botalón y fue un caos. En ese momento nos asustamos pero luego lo reparamos y salió bien, de hecho hemos llegado y ha aguantado hasta aquí. La reparación fue complicada porque lo tuvimos que hacer en marcha y es un sistema que como está arraigado al barco va siempre tocando el agua y fue una maniobra un poco complicada, pero salió bien.

Iker Martínez, patrón del “Telefónica”, comentaba que ésta había sido una etapa muy complicada, probablemente la más difícil en mucho tiempo, ¿ha sido así también para vosotros?

Calafat: Yo creo que tácticamente ha sido la etapa más difícil de todas, porque ha sido en la que menos línea recta ha habido y cuando esto sucede se abren mucho las opciones. El barco se te para, hay más opciones tácticas y posiblemente sí haya sido la más difícil.

Cuervas-Mons: Sí ha sido muy peligroso, por ejemplo, antes comentaba Iker que la noche que bordeamos Singapur que ya habíamos salido del estrecho, nos cruzamos un número infinito de mercantes. Pero la noche que estábamos rodeando Singapur, bordeábamos unos mercantes, y de repente vimos una luz que nos hacía señales, les alumbramos, y vimos que eran un par de paisanos en un bote de madera remando para que no les diésemos, sin luces ni nada. El mismo día de la llegada, a 90 millas, de repente vimos una luz en la proa y era una red como de 10 millas que hemos tenido que esquivar. Ha sido una locura. En la zona de Vietnam había cientos y cientos de barcos pesqueros… una locura…

¿Dónde creéis que ha estado la clave para llegar en primer lugar a Sanya (China)?

Calafat: Es un conjunto de cosas, no una sola. Tenemos un barco rápido que se defiende en todas las condiciones, el trabajo de maniobra dentro del equipo ha sido muy bueno y después, lo más importante a parte de llevar el barco rápido, son las decisiones que se toman con respecto a dónde hay que ir, cuándo hay que virar y cuándo hay que trasluchar y creo que, una vez más, en la mesa de cartas han estado muy acertados; ésa es un poco la base.

Cuervas-Mons: Entrar primeros en el Estrecho de Malaca fue muy importante para nosotros. La navegación en el estrecho ha sido muy, muy buena. Mantuvimos el primer puesto e incluso sacamos más millas. Hubo una mañana antes de salir de Malaca que estábamos muy pegados a “Groupama”, que incluso nos saludamos y todo. Desde ahí hasta el final ha sido muy duro, incluyendo Malaca, hemos dormido muy poco. Los últimos días pegados a la costa de Vietnam han sido también muy duros.

Tercera etapa, tercera victoria para el “Telefónica”. Imaginamos que la moral del equipo estará alta…

Cuervas-Mons: Moralmente ha sido un “subidón”, como dicen en el fútbol: un hat-trick. Ha sido una etapa que se nos ha dado bien. Empezamos con una rotura pero recuperamos y entramos en Malaca primeros y desde entonces tanto Iker [patrón] como Cape [navegante] han hecho una navegación casi, casi perfecta. Estamos muy contentos porque todo ha salido muy bien, otro “rosquito a la saca”.

Jordi, de las tres etapas de la vuelta al mundo que habéis completado hasta ahora, ¿cuál ha sido la más difícil y la que más orgulloso estás de haber ganado?

Calafat: Bueno, todas tienen su punto. La llegada a Maldivas, tan apretada, fue muy emocionante y ésta también es un poco especial porque ha habido mucha ceñida y ya te digo que en ceñida las opciones tácticas se multiplican. Pero todas tienen su punto de dificultad. Esperemos que no sea la última.

¿En qué momento os distéis cuenta que habíais ganado la etapa?

Cuervas-Mons: Al cruzar la línea de llegada. Además, justo al llegar hemos puesto el Código Cero que va en el botalón y yo personalmente, que es mi área, tenía esa incertidumbre e intranquilidad de si podía romper. Hasta que no hemos cruzado, yo no he celebrado nada.

¿Habéis descubierto en esta etapa algo más de vuestros rivales?

Calafat: Sí, yo creo que “Groupama” no hace más que confirmar cada día que es un claro aspirante a ganar esta Volvo Ocean Race; tiene una velocidad realmente superior a los demás en ciertos rumbos. Llevamos tres etapas y esto no ha hecho más que empezar. Todo el mundo va a tener momentos buenos y malos. Seguramente a nosotros nos tocará pasar nuestro momento malo, de momento todo va bien y seguro que otros barcos también irán mejorando… pero bueno, realmente el “Groupama” es un serio candidato.

¡Menudo recibimiento el que os han hecho en China, con miles de personas esperándoos!

Cuervas-Mons: La verdad es que sí. El único recuerdo que tengo de tanta gente en la llegada fue en la India y en Galway (Irlanda), en la anterior edición. La gente estaba muy volcada con el barco, ¡increíble, hay que agradecerlo!

Y ahora, ¿qué es lo siguiente?

Cuervas-Mons: Nuestros planes son descansar, recuperarnos y ver qué se puede mejorar para la siguiente etapa.

Dejar respuesta