Global Ocean Race 2011-12. Dura y difícil experiencia del equipo mas joven y ganador de la 2ª Etapa

0
135

En la recta final de la 2 ª etapa de la regata oceánica Global Ocean Race, se aprendió una dura lección en el Cessna Citación, cuando Conrad Colman y Sam Goodchild tuvieron un incidente muy serio frente a la costa oeste de la Isla Sur, Nueva Zelanda. Ahora que ambos patrones lo han puesto en conocimiento del Centro Coordinador de Salvamento de Nueva Zelanda, pueden publicar los detalles de la MOB como un ejemplo valioso de la importancia de la formación y la seguridad en el mar para todas las tripulaciones en alta mar, en inferioridad numérica o con tripulación.

Colman y Goodchild, lideraban la flota de GOR mientras cruzaban el Mar de Tasmania en el extremo norte de la Isla Sur, a menos de 160 millas de la meta en Wellington después de un total de 31 días en el mar y 7.500 millas en el Océano Índico.

 

Al final del dia 29 de Diciembre, un frente frío había barrido el Cessna Citation dejando a su paso un mar agitado con una brisa de unos diez nudos. Colman estaba de guardia en el timón llevaba chaleco salvavidas y el arnés: “Las condiciones eran de olas de tres a cinco metros de mar de fondo y la fuerza del viento de alrededor de 26-33 nudos, con niebla y lluvia, mala visibilidad y pésimas condiciones en general”, Colman recuerda. Goodchild estaba abajo, haciendo algo de comida durante el período de calma. “Conrad iba al timón y yo estaba sentado en la pequeña cabina hablando con él”, añade Goodchild.

En un momento todo cambio, dice “El viento aumento muy rápido de 10 a 26 y luego a 30, así que supimos que era el momento de cambiar desde el Solent al trinquete”, confirma. Goodchild dejo la comida y subió para el cambio de vela: “Me puse la chaqueta y subi a la cubierta de proa”, recuerda. “Yo estaba un poco demasiado confiado, pero era un trabajo que tenía que hacerse rápidamente.” Con Colman en la cabina y Goodchild en cubierta, ambos co-capitanes vieron la ola al mismo tiempo: “yo estaba corriendo en el pozo durante la maniobra y Sam corrió y tiró hacia abajo el Solent en el estay de proa con la idea de a minimizar el impacto y cuando él lo estaba haciendo, vi una gran ola”, dice Colman;  Goodchild comenta: “Tenía una cresta grande que estaba a punto de romperse y nos iba a golpear muy fuerte”. “Una gran pared de spray se acercó y pensé que Sam se había agachado ya que se oculto por completo de mi vista”, continúa Colman.

Sin embargo a Goodchild le cogió de lleno, intento encontrar un asidero: “Traté de aguantar, pero no tuve éxito.” “Así que pase flotando sobre la cabina, vi Conrad y el me vio”, añade. Habia una lluvia torrencial de popa,  una visión clara de la cubierta de proa era imposible. “Luego mire a sotavento del barco y ahí estaba Sam con esa mirada de asombro en su rostro que iba pasado para caer al agua.” Colman inmediatamente trato de frenar el Clase 40 . “Entonces corrí y cogí el cabo que, afortunadamente, yo sabía exactamente dónde estaba”, recuerda. “Se lo tiré y aterrizó a un metro de el;  pero cuando llegó a él, el barco se sacudió y lo puso fuera de su alcance.” Goodchild se abalanzó sobre el cabo: “Cayo muy cerca, hice un rápido sprint de natación pero lo perdí “, confirma.

 

Tan pronto como vi que Goodchild  no podia llegar al cabo: “Corrí abajo para golpear el botón MOB y hacer un punto de referencia. Goodchild se hizo cargo de la situación y evito entrar en panico:” Yo cuando toque el agua, sabía instintivamente que debia conservar la energía”, dice Goodchild. Con calma, se preparo para un período prolongado en el agua: “Yo llevaba foulies completo y botas térmicas y capa intermedia y se lleno de agua”, explica. “Las olas comenzaron a romper por encima de mi cabeza y comenzaron a tirar de mí hacia abajo, por lo que, poco a poco, decidi quitármelos y arrojar el exceso de peso.” Esto produjo en un precio muy alto: “empece a sentir frío”, confirma Goodchild. “Tenía un cuchillo en el bolsillo por lo que corte un trozo de mi traje que es de color amarillo brillante, “.

Mientras tanto, Colman tuvo de nuevo bajo control al Cessna Citacion”. Una vez que lo había conseguido vire, intentado regresar lo más cerca que pude hacia el waypoint MOB”, explica. “Con ráchas de hasta 32 nudos y una visibilidad muy pobre, era muy difícil ver algo, así que traté de conseguir una posición a barlovento de donde yo pensaba que estaba el. “Tuve que virar y trasluchar corto, manteniendo un ojo en el plotter y ver dónde estaba y calcular la deriva de dónde podría estar; yo sabía que tenía una ventana muy estrecha para encontrarlo, fue un trabajo duro, sentía que necesitaba estar en siete sitios a la vez! “

Poco tiempo después vi un destello de color amarillo, sólo por una fracción de segundo, no podía estar seguro… “el patrón neozelandés hizo dos pases más, mientras que Goodchild conservaba tanta energía como era posible”. Por fin lo diviso, lanzando en salvavidas a la luz intermitente de él “, explica. “Vi que había conseguido cogerlo y los dos nos dimos un suspiro de alivio.”

Había estado en el agua durante 25 minutos como mínimo estaba muy cansado y luchando por mantenerme a flote. Teniendo asegurado a Goodchild, Colman pudo maniobrar el barco de nuevo, vire y volvi de nuevo, dejando el barco a barlovento de él”, dice Colman. “desplegué la escalera de cuerda y Sam se encaramóal barco”, dice Colman. “Creo que fue el momento más feliz de nuestras vidas”, añade, pero no había tiempo para la celebración: “fui directamente a la cabina, me quite todas la ropa mojada y se metí en el saco de dormir y me empece a calentar, mientras que Conrad arregló el barco”, explica Goodchild. “Hemos seguido cerca de media hora con sólo la vela mayor y con el piloto automatico, mientras nos recuperamos de lo que podría haber sido un gran desastre.”

Un poco más de 24 horas después, Cessna Citation cruzó la meta en puerto de Wellington en primer lugar en la etapa de la GOR 2, pero su experiencia, poco antes de entrar en el estrecho de Cook dejó una impresión duradera: Sam ha aprendido una valiosa lección: “Fue una dura lección y una que nunca olvidaré “,confirma.

Josh Hall, Director de la GOR, es un solitario circunnavegante múltiples: “Vela tiene muchos riesgos adjuntos, esto es un claro recordatorio de cómo la seguridad personal pueden ser frágil, pero la forma en que tanto Conrad y Sam han tratado de la situación debe aplaudida. Nosotros en la organización de la regata estámos muy orgullosos de los dos. “

Dejar respuesta