Finalizo en Barcelona la regata Puig de Vela Clàssica con gran éxito, por el nivel de participación y por la expectación demostrada

0
195

Grupo NavegaUn año más,  convirtió Barcelona en la capital de la vela clásica y de época del Mediterráneo. Tras cinco exitosas ediciones, la sexta regata se ha afianzado tanto a nivel nacional como internacional, acogiendo a embarcaciones de nueve países de Europa y América. Más de 700 tripulantes de 49 veleros históricos han participado en esta sexta prueba deportiva, consolidándola como una de las competiciones de referencia en el calendario de regatas de barcos clásicos y de época.

Durante el acto de clausura, tanto armadores y tripulaciones como organizadores e invitados a la Regata mostraron su entusiasmo con el éxito alcanzado por la VI Puig Vela Clàssica Barcelona. Un éxito que quedo demostrado tanto por el nivel de participación –superando las ediciones anteriores- como por la decisión de acercar la regata a la costa.

Grupo Navega

La sexta edición de la Puig Vela Classica Barcelona contó con la participación de 44 embarcaciones, superando en dos barcos a la pasada edición. Agrupadas en las cuatro categorías, compitieron las flotas Big Boats, Clásicos, Época Cangreja y Época Marconi reconocidas por el C.I.M. (Comité Internacional de Mediterráneo), cuyas reglas regulan las regatas de vela clásica internacionales. Las tripulaciones ganadoras: Yanira (Clásicos), Avel (Época Cangreja), Peter (Época Marconi) y Moonbeam III (Big Boat), así como el trofeo Enrique Puig por países a España.

Los Big Boats reunían esta vez una flota de 6 participantes, entre los que destacaba por derecho propio el Moonbeam III. Vencedor de las tres ediciones anteriores, este diseño 1903 de Wiliam Fife volvía a inscribir su nombre en el palmarés de la Puig Vela Classica con letras de oro. Tras un discreto inicio el primer día, donde finaliza tercero, el día siguiente firmó un primero y se puso líder con los mismos puntos que el Mariquita, y uno menos que el Moonbeam IV.

Grupo Navega

La flota de Clásicos fue, con 20 embarcaciones, la más numerosa de la prestigiosa cita organizada por el Real Club Náutico de Barcelona. La ausencia obligada a última hora del Argos (ESP), ganador en 2009 y en el podio desde entonces, quedó en parte compensada con la presencia del Yanira (ESP), ahora en manos del armador Andrés de León, quien sumaba la tercera victoria del velocísimo diseño de Bjarnee Aas. La tripulación armada por Andrés de León se impuso en dos pruebas, mientras los parciales del Alba (4-2) le valían el segundo puesto final, frente a unos combativos Outlaw (GBR) y Emeraude (FRA), clasificados por este orden tras su empate a 11 puntos, aprovechando el pinchazo final del Glen Mael (FRA), que fue quinto con 13 puntos.

Los Época Marconi reunieron a 11 embarcaciones, entre los que no faltaron actores principales de anteriores ediciones citas de la Puig Vela Classica como los Manitou (FRA), Peter (ITA), Mercury (ESP) o Amorita (ITA). Quien no perdió ni un instante en presentar las credenciales fue el Peter, que ganaba las dos primeras pruebas y aseguraba en la jornada final su victoria absoluta, un honor que ya lograra en 2011. En su estela luchaban el Manitou, vencedor del pasado año, y el Mercury por repartirse los siguientes escalones del podio.

Grupo Navega

La categoría Época Cangreja dejó este año de ser la menos numerosa, pasando de 4 a 7 barcos en la línea de salida. Mientras el Marigan (ESP) y el Malabar X (ESP) llegaban ambos con dos victorias en su palmarés de la Puig Barcelona Vela Classica, el Avel (GBR) y el Marigold (GBR) lucharon por romper tan impresionante racha. Y el Avel no dio opciones al terceto de aspirantes con unos parciales (1-1-2) impecables, que no pudieron ser replicados. Parecía que el Marigan (2-2) le secundaría en el podio tras la segunda jornada, tras contener al Marigold (3-3) y al Malabar X (4-4), pero tras ser cuarto en la última regata y el Marigold ganar la prueba, éste le ganó la mano para ser segundo en la clasificación final. El Gypsy (ESP), vencedor de la primera edición, tuvo que conformarse esta vez con la quinta plaza.

Dejar respuesta