Finaliza la primera etapa de la Route des Princes con victoria de Oman Air-Musandam en Mod70 y Arkema Region Aquitaine en Multi 50

0
243

m714_crop11014_1000x1000_proportional_13710635444B2E

Termina el intenso duelo en MULTI50 con la apretada victoria del Arkema-Région Aquitaine frente a un correoso Actual. Oman Air-Musandam se impone en MOD70 pese al ataque del Spindrift. El Prince de Bretagne vence en ULTIMES y llega segundo a Lisboa.

La primera etapa de la Route des Princes ha vuelto a evidenciar cuan complicado puede resultar navegar en el Mediterráneo. Los rápidos multicascos precisaron 48 horas para cruzar el estrecho de Gibraltar, los benjamines de la flota Multi50 directamente desde la salida en Valencia, mientras los mayores MOD70 y el Maxi80 Prince de Bretagne tuvieron una boya de paso en Benicarlo, al norte de Valencia. En total han sido 674 millas para los Multi50, y 794 para los MOD70 y el ULTIME, contadas hasta nueva llegada, que situada un poco más cerca de lo previsto.

El viento sólo dejó de soplar del suroeste cuando llegaron al Mar de Alborán, donde roló…. al oeste lo suficiente para seguir obligando a los participantes a continuar su ceñida a rabiar. Muchas maniobras, tanto bordos como cambio de velas, exigían físicamente al máximo a los tripulantes, que pudieron dormir muy poco las dos primeras noches.

Sorteada la zona de intenso tráfico marítimo, entraron en aguas atlánticas, recibiendo la bonificación al paso de Punta Tarifa. Allí fue recompensado el primer barco de cada flota, sumando dos puntos el Prince de Bretagne, el Oman Air-Musandam y el Arkema-Région Aquitaine. Dos puntos más para el MOD70 omaní y el buque insignia de la regata, el Prince de Bretagne, quienes también se hicieron con el botín de Benicarlo. Pero mientras el Oman Air-Musandam pudo escaparse un poco de sus rivales ya antes de cabo La Nao, y mantener una confortable ventaja en cabo Palos, Gata y Gibraltar, los Multi 50 navegaban en un pañuelo. Ciñendo a rabiar y a ritmo de match race, el Actuel fue conteniendo al Arkema-Région Aquitaine, y a un que iba haciendo la goma varias millas a popa. Justo antes de cruzar el estrecho y pasar el meridiano de Punta Tarifa, donde se establecía la bonificación, el Arkema-Région Aquitaine pudo darle la vuelta a la tortilla.

Desde a Gibraltar hasta cabo San Vicente, de nuevo ceñida con viento moderado, tras superar una zona de calmas en el golfo de Cádiz. En este tramo, que incluyó la tercera noche de regata, el Spindrift supo mantener la constancia, y aprovechando que iba codo con codo espoleado por el Prince de Bretagne empezó a recortarle millas al líder, y acometer la subida por la costa oeste portuguesa con esperanzas de superar al Air Oman-Musandam, especialmente cuando éste optó por separarse más de costa, en busca de un cambio de viento que tardó en llegar. Durante un par de horas, el Spindrift se puso en cabeza, aprovechando su rumbo más directo hacia la desembocadura del Tajo, pero el nuevo viento dejó las cosas como estaban.

Tras ellos, y ya con el FenêtreA-Cardinal descolgado 20 horas antes, el Actual y el Arkema-Région Aquitaine seguían repasándose. En San Vicente perdió la partida el Actual, pero le devolvió la moneda a poco más 60 millas de la meta.

A las 11:41:38 horas UTC (dos horas más en España), cruzó la llegada situada en el estuario del Tajo el Oman Air-Musandam, empleando 2 días, 23 horas, 41 minutos y 38 segundos para cubrir las 794 millas de la etapa, navegando a una velocidad media teórica de 11,08 nudos. La distancia real recorrida por el vencedor ha sido de 1.024 millas, a una media de 14,28 nudos. El vencedor sumaba así 44 puntos a su casillero, 40 por ganar la etapa más los 4 de las bonificaciones en Benicarlo y Gibraltar, acumulando un total de 48 puntos tras las regatas costeras de Valencia y la primera etapa Valencia-Lisboa de la Route des Princes. Tras el vencedor finalizó 39 minutos más tarde el Prince de Bretagne, que finalmente pudo ganarle el duelo al Spindift durante la subida de la costa atlántica portuguesa con un margen de 5 minutos. El Edmond de Rothschild fue tercero de los MOD 70, cruzando la llegada 3 horas 49 minutos y 58 segundos respecto al primer clasificado, mientras que el Virbac Prapec cerraba la clasificación de MOD 70 4 horas, 1 minuto y 7 segundos más tarde que el vencedor.

La victoria en Multi50 ha sido un auténtico tiki-taka, siendo los máximos honores para el Arkema-Région Aquitaine, que en las millas finales ha podido superar de nuevo, y esta vez de manera definitiva, al Actual. La tripulación liderada por Lalou Roucayrol cruzó la línea de llegada a las 15 horas, 46 minutos y 25 segundos UTC, tras invertir 3 días, 3 horas, 46 minutos y 15 segundos, a un promedio de 8,90 nudos, mientras que sus gps registra 953 millas navegadas a 12,34 nudos. Sólo 13 minutos y 18 segundos más tarde finalizó el Actual de Yves Le Blevec, que vio como el match race se le esfumaba cuando el Arkema-Région Aquitaine prolongó más hacia el oeste un repique y en el siguiente cruce dominó el duelo. El FenêtreA-Cardinal de Erwan Le Roux cerraba la flota de la categoría Ultime50 a las 17:14:40 horas UTC, completando así la flota salida de Valencia la primera etapa de esta Route des Princes. En la capital portuguesa se une el Rennes Métropole – Saint-Malo Agglomération de Gilles Lamiré, a quien un problema mecánico ya solventado le impidió llegar a tiempo a Valencia.

Declaraciones:

Alex Pella, Prince de Bretagne: “Ha estado genial, he disfrutado mucho. El barco ha funcionado muy bien, la tripulación muy buena con buen rollo entre nosotros, y el recorrido un viejo amigo. Las condiciones no me han pillado por sorpresa, el Mediterráneo es así: calmas, viento inestable, muy peleón. Pero después de Gibraltar ha seguido cas igual ha sido una etapa muy exigente, no nos hemos guardado nada. Pasé por delante de casa, en Denia, de noche y a toda pastilla, ¡¡como para poder saludar a la familia!! Las millas finales hasta Gibraltar las hicimos por el lado africano, el viento nos permitió ir orzando más y más, evitándonos unas cuantas viradas y millas. Con un par de bordos nos plantamos en Tarifa. Ha sido muy bueno poder navegar en contacto con los MOD70. Son más pequeños pero más modernos y las prestaciones son parejas. Ellos llevan dos años regateando y nuestra tripulación era nueva. Por las noches acusábamos la falta de una referencia visual. Hemos aprendido mucho y conocemos un poco mejor el barco. Al Spindift lo hemos pasado gracias a tener un Código 0, que nos ha permitido estirar un poco cuando íbamos hacía mar y poder coger el role al noreste antes: Hemos virado, le cruzamos y lo hemos controlado hasta la llegada. Qué lástima que el barco aún no disponga un aparejo pivotante como los MOD70”.

Lalou Roucayrol, Arkema –Région Aquitaine: “Ha sido una regata increíble, desde la salida hemos navegado pegados al Actual, marcándonos y vigilándonos como en una regata de tres boyas. Yves Le Blevec y su tripulación navegan realmente bien, por lo que estamos muy orgullosos. Sobretodo porque es nuestra primera regata importante y la hemos bordado. Hemos podido dormir muy poco, lo hemos dado todo, no teníamos más opción que seguir el match race. Ha sido magnífico, ¡¡que regata!! Y aunque el Actual nos hubiera ganado, estaría igual de orgulloso.”

Sidney Gavignet, Oman Air- Musandam: “Estamos muy contentos, hicimos un buen trabajo y sólo un par de pequeños errores, pero es una buena sensación. Esto sólo significa que estamos trabajando bien juntos como un equipo. Ayer por la noche fue un poco difícil. Tuvimos al Spindrift y al Prince de Bretagne por dentro nosotros, en la costa y nos cogían, cogían, y el cambio de viento que buscábamos no acaba de llegar, fue bastante complicado. No teníamos un navegante fijo, durante el transporte a Valencia, un día Yves Bernot se ocupó él del tema y me aclaró las ideas, por lo que él se ha ocupado del tema en esta etapa. Me sentí más fuerte, fue una buena decisión, ahora compartimos esa área”.

Neal McDonald, Oman Air Musandam: “Ha estado bien. Creo que los dos días de regatas costeras en Valencia no reflejan realmente nuestro nivel y tal vez esto demuestra de lo que somos capaces. Es una recompensa por todo el trabajo duro que todos hicimos antes que ahora ha dado sus frutos. Ayer por la noche fue un poco tensa. No había medias tintas cuando estaban 10 ó 15 millas detrás nuestro, ya que no tendría sentido volver atrás y tratar de cubrirlos porque no los veíamos, por lo que teníamos que hacer algo diferente. Confiábamos plenamente en nuestra opción. La decisión de ir hacia el Este la primera noche, después de Benicarlo fue de Sidney, el dilema era seguir con el térmico o recorrer más millas. Probablemente fue la decisión clave de la regata, les metimos unas 15 millas al resto con esa decisión. Nuestras decisiones han estado equilibradas entre tomar riesgos o ser conservadores”.

Dejar respuesta