En la Bol d’Or Mirabaud, el Ladycat cruzo la línea de meta como ganador

0
160

Bol d'Or Mirabaud

La tensión, la concentración, el suspense, el ataque, la audacia, la victoria y la alegría fueron sólo algunas de las palabras pronunciadas por la tripulación Ladycat a su llegada a la Société Nautique de Genève, donde el viento seguía soplando alrededor de 25 nudos. Eso le da una idea de las condiciones que el Ladycat encontró para el regreso a través del lago de Ginebra en 5 horas y 38 minutos, el segundo mejor tiempo en la historia de la Bol d’Or Mirabaud.

 Los 500 barcos comenzaron en condiciones difíciles, cruzando la línea de partida de la Bol d’Or Mirabaud el sábado por la mañana en 10.00hrs con 20 nudos de viento. En el medio de la flota, los 11 D35 monotipos, preparados y listos para la batalla, asegurando la vela mayor.

Después de un inicio cauteloso, Ladycat rápidamente se encontró entre la flota D35. “La estrategia consistía en mantenernos en contacto con nuestros competidores y no tomar opciones extremas, por lo que podríamos aprovechar todas las oportunidades y tener algunas cartas bajo la manga”, explicó Bertarelli.

 La primera parte de la Bol d’Or Mirabaud fue larga y difícil con ceñidas y un montón de maniobras, como informa Yann Guichard: “Hemos sufrido un poco en contra del viento”, dijo “Hemos tomado la decisión de establecer el barco para condiciones de mucho viento y no nos beneficiamos de esta opción las primeras millas. La meta era estar en el grupo de cabeza a mitad de camino y nos las arreglamos para conseguir ventaja de 150 m hasta Bouveret “.

Bol d'Or Mirabaud

 Después del primer sprint, el viento se calmó un poco; pero no hubo descanso para la tripulación Ladycat, que entró en esta sección final, codo a codo con Realstone y Veltigroup a velocidad de 25 nudos, dijo Espagnon. “Nos las arreglamos para alcanzarlos a 300 metros de la línea de meta. Teníamos una buena estrategia y realmente gran trabajo en equipo que propicio que fuese la primera vez que hemos ganado el Bol d’Or Mirabaud.

Al final de 66,5 millas recorridas en 5 horas y 38 minutos, el D35 Ladycat y los 5 miembros de la tripulación, cruzaron la línea de meta del Bol d’Or Mirabaud como ganadores por delante de Realstone y Alinghi.

“Estábamos muy concentrados durante toda la regata, porque las condiciones eran muy difíciles y nos quedamos siempre en el ataque y así competir con el filo de la navaja todo el tiempo”, dijo Bertarelli. “Estoy muy orgulloso de mi equipo que navegó bien de principio a fin.

 

Dejar respuesta