Desafio Mapfre. Esta mañana se dio el pistoletazo de salida para establecer un nuevo récord sobre la Ruta del Descubrimiento

0
167

Cielo azul, viento ligero y embarcaciones de aficionados en el agua para despedir al barco y tripulación españoles que, a las 12 horas 57 minutos y 10 segundos de hoy viernes, han iniciado el intento de establecer un nuevo récord sobre la Ruta del Descubrimiento de Colón.

En aguas de Palos de la Frontera (Huelva), tal y como hicieron Cristóbal Colón con las carabelas “Pinta” y “Niña y la nao “Santa María” hace 520 años, ha comenzado el Desafío MAPFRE: una travesía contra el reloj por el océano Atlántico que emulará el viaje descubridor con el que Colón y sus hombres hicieron historia.

Del Puerto Deportivo de Mazagón, en Palos, tras cargar el barco con los últimos materiales y comida fresca para el primer día de navegación, el VO70 “MAPFRE” soltaba amarras y salía de puerto con el alicantino Pepe Ribes en la rueda dirigiendo la maniobra.

La línea de salida: entre el faro de señalización situado en la punta del dique Juan Carlos I y la boya situada a 1,2 millas náuticas al rumbo 144º de dicho faro.

El cántabro “Ñeti” Cuervas-Mons subía hasta la primera cruceta del palo ayudado en el coffee por el coruñés Gabri de Llano. El murciano Diego Fructuoso preparaba también la driza de la vela mayor. Indicios todos ellos de que la tripulación comenzaría a subir la vela principal, la mayor.

Pablo Arrarte, Marcos Iglesias, Miguel Lago, Juan Pinacho, Simon Fisher, Fernando Rivero y su tocayo Echávarri, Iker Martínez y Pepe Ribes, preparados también. Pedro Freitas –reportero multimedia a bordo-, cámara en mano. Todos en sus puestos.

Con todas las velas ya izadas, el VO70 “MAPFRE” comenzó a navegar hacia la línea de salida. Fue cuando se dio el bocinazo que indicaba que el barco español acaba de cruzar la línea y que se iniciaba la contrarreloj hasta San Salvador (Islas Bahamas), a donde llegó Colón el 12 de octubre de 1492.

En unos 15 minutos, y a pesar de soplar apenas siete nudos de viento, la silueta del VO70 “MAPFRE” se perdía en el horizonte. Una hora más tarde el barco español ya rozaba los 21 nudos de velocidad, empezando a establecer medias muy buenas para su primer objetivo, llegar a la isla de La Gomera en aproximadamente 48 horas. Para lograrlo, la tripulación española sabe que tendrá que exprimir al máximo los 25-30 nudos de viento que apunta la previsión meteorológica y sacar la mayor velocidad posible al barco.

 

 

Dejar respuesta