Casi un conflicto diplomático en Australia por la caza “científica” de ballenas de Japón

0
652

Tres activistas del medio ambiente australiano subieron a bordo de un barco ballenero de Japón el domingo para protestar contra la matanza anual de ballenas de Japón en la Antártida.

Los tres activistas del grupo de rescate forestal de Australia subieron a la nave la madrugada del domingo con la ayuda de Sea Shepherd Conservation Society, cuyos barcos están tratando de obstaculizar a la flota ballenera japonesa que se dirige hacia el Océano Austral. Un portavoz del grupo, Michael Montgomery, confirmó el incidente y dijo que la acción fue para exigir la salida de los balleneros japoneses de aguas australianas. “No necesitamos matar a estas hermosas criaturas más”, dijo a Reuters.

Sea Shepherd dijo que los activistas llegaron desde la costa, en un barco, que se acercó a la embarcación Shonan Maru 2 en la oscuridad, con la ayuda de dos barcos de Sea Shepherd.

Los activistas fueron retenidos y eran “prisioneros en un ballenero japonés”, dijo el Sea Shepherd. Australia instó a Japón el lunes a la liberación de los tres activistas y dijo que el barco, en esos momentos estaba navegando en aguas australianas, que no era bienvenido y que era ilegal la detención.

Pero la presencia de protección de los buques japoneses amenazaron con tensiones, Roxon, dijo, y podría empeorar los enfrentamientos con los activistas anti caza de ballenas del grupo Sea Shepherd, que se ha dirigido contra la flota japonesa durante los últimos ocho años. “Las acciones se estan llevando a cabo en aguas territoriales australianas por buques invasores japoneses que contienen cuerpos armados del ejército japonés.

La caza de ballenas fue prohibida bajo una moratoria de 1986, pero Japón continúa cazando cientos de ballenas cada año bajo un vacío legal que permite la caza de ballenas con propósito “científico”.

Japon y Australia han evitado un conflicto diplomático tras la decisión de poner en libertad sin cargos a los tres activistas, en la costa oeste de Australia el fin de semana pasado. El Instituto de Investigación de Cetáceos, el organismo japonés que coordina la caza, no hizo comentarios en su página web sobre el último incidente.

Políticamente influyentes en Australia, el Partido Verde, dijo que trataría de llevar un proyecto de ley al parlamento, obligando a Camberra a enviar un barco patrulla para controlar la caza de ballenas, algo que el gobierno se ha negado a hacer este año para evitar dañar las relaciones diplomáticas con Tokio. El año pasado, Australia presentó una denuncia contra Japón en la Corte Internacional de Justicia de La Haya para detener la caza de ballenas científica del océano Austral. Se espera una decisión en el año 2013 o posterior.

Dejar respuesta