Breve resumen de la Vendée Globe 2012-13, regata que ha batido todos los récords

0
174

En una edición que ha batido todos los récords (el vencedor más joven, la menor diferencia entre los dos primeros, dos patrones que acaban la regata en menos de 80 días, la menor diferencia entre el primero y el último…) la Vendée Globe 2012-2013 ha tenido al público en vilo durante 104 días. He aquí un repaso, semana a semana, del 7º acto de la regata más importante de vuelta al mundo en solitario, sin escalas y sin asistencia.

En la primera semana más de 300.000 personas se congregan para aplaudir a los 20 participantes que se disponen a lanzarse a dar la vuelta al mundo, el actor François Cluzet, padrino de la regata, da la salida. Con demasiadas prisas, cinco participantes cortan la línea antes de hora (Gabart, De Pavant, Gutowski, Le Cléac’h y Riou), mientras Bertrand de Broc (Votre Nom autour du Monde avec EDM Projets), que ha dañado su barco 25 minutos antes de la salida, ya ha regresado al pontón. Volverá a zarpar 13 horas más tarde y se cruzará con el desafortunado Marc Guillemot (Safran). Después de tan solo 4 horas y 43 minutos de regata, el bretón ha perdido su quilla. Es el primer retirado.

Tras tres días de regata, llega un segundo abandono. Kito de Pavant (Groupe Bel) choca con un pesquero. Louis Burton (Bureau Vallée), el benjamín de la flota (27 años), es el siguiente en colisionar con un pesquero. Con un obenque dañado, decide volver a Les Sables d’Olonne para intentar reparar y volver a salir, pero al final se tiene que resignar a retirarse. El jueves 15 por la noche, es Samantha Davies (Savéol) quien rompe el mástil en unas condiciones muy difíciles. Es el cuarto abandono.

Rn la segunda semana, El 17 de noviembre, Jérémie Beyou (Maître CoQ), en séptima posición, rompe el hidráulico de su quilla al noroeste de Cabo Verde. Se retira dos días después. El mismo fin de semana, Alex Thomson (Hugo Boss) rompe la barra de unión de los timones por dos puntos y consigue reparar sin casi perder terreno. Simultáneamente, Javier Sansó (ACCIONA 100% EcoPowered) tiene que subir al mástil para reparar su carro de mayor, después de desviarse hacia las Canarias en busca de una zona sin tantas olas.

El 21 de noviembre, después de varios días de unos rumbos sorprendentes, el polaco Zbigniew Gutkowski, Gutek (Energa), tira la toalla, víctima de irresolubles problemas de piloto automático. El mismo día, Armel Le Cléac’h se libra de las calmas ecuatoriales y cruza en cabeza el Ecuador, estableciendo el segundo mejor tiempo de la regata desde Les Sables d’Olonne (10 días, 19 horas). Armel Le Cléac’h se mantiene líder después de una semana.

Pasamos a la tercera semana; el sábado 24 de noviembre, Vincent Riou choca con un OFNI, una gran boya metálica a la deriva que le hace un gran desgarrón en la proa de su casco y daña seriamente un tirante del outrigger; al día siguiente el patrón del PRB tiene que resignarse a abandonar. En esta semana aparecen las primeras grandes diferencias estratégicas.

El 30 de noviembre llegando a la cuarta semana, al acercarse al Gran Sur, el 1 de diciembre, Jean-Pierre Dick coge furtivamente el mando a Armel Le Cléac’h y bate el récord de la distancia recorrida en 24 horas en monocasco. Los líderes, son: Le Cléac’h, Gabart, Dick y Stamm, seguidos por Thomson. El 2 de diciembre, Jean Le Cam constata que su quilla ha pescado una red. Se echa al agua con una botella de oxígeno y consigue liberarse de semejante freno, pero no sin dificultad.

El lunes 3 de diciembre, es Armel Le Cléac’h quien pasa en cabeza el cabo de Buena Esperanza, tras 22 días, 23 horas y 46 minutos de regata desde Les Sables d’Olonne, mejorando en algo más de 24 horas el récord que ostentaba Vincent Riou.

Pasa la segunda puerta de Crozet, Armel Le Cléac’h es atrapado por el anticiclón y pierde su posición de líder en favor de Gabart primero y de Stamm después. Sin embargo, recupera el primer puesto unos días más tarde.

Quinta semana, un fuerte viento del noroeste que empuja a los líderes y es François Gabart quien se muestra el más rápido y destroza el récord de las 24 horas al recorrer 545,3 millas, es decir, 40 millas más que la anterior marca de referencia, establecida pocos días antes. ¡Alucinante! y, dos días después, establece un nuevo récord, el del mejor tiempo entre Les Sables d’Olonne y el cabo de Leeuwin (34 días, 10 horas, 23’).

Los perseguidores lo tienen difícil, Bernard Stamm, víctima de problemas con los sables de la mayor, y Alex Thomson, muy desafortunado, que choca con un OFNI dos veces en menos de 24 horas, destroza su hidrogenerador, daña un timón y rompe una nueva barra de unión. Solo Jean-Pierre Dick consigue mantenerse en la estela de los líderes. Al paso de la puerta de Amsterdam, la ventaja del patrón del Macif es de tan solo 20 minutos ¡tras 24.000 km recorridos!

En la sexta semana, los lideres están presos de un duelo en el que en cuanto uno baje la guardia se verá inmediatamente sancionado. Gabart es el primero en entrar en el océano Pacífico, en las antípodas de Les Sables d’Olonne, con una navegación sin errores, los dos líderes siguen incrementando su ventaja.

Ya entramos en la séptima semana y en cuanto entra en el Pacífico, Le Cléac’h se coloca primero, pero no tarda en ver cómo Gabart vuelve a hacerse con el mando, en un juego de clasificaciones a ritmo de trasluchadas. Como si se tratara de un regalo de Navidad, Le Cléac’h es el primero en validar la puerta de Pacífico Oeste, colocándose provisionalmente en cabeza.

Abre la vía a un pelotón que ha crecido en los mares del Sur. Stamm, Boissières y Sanso se han unido a los viejos rockeros y el nuevo grupo está en un paquete de 500 millas. El patrón del Cheminées Poujoulat, víctima de una nueva colisión que arranca uno de sus hidrogeneradores y deja fuera de combate al otro, tiene que ser avituallado de gasoil por el vasco Unai Basurko, a bordo del Pakea Bizkaia, que significa la retirada del suizo.

Novena semana y llegada. Aunque se haya doblado el cabo de Hornos, la regata sin embargo no ha terminado y sigue quedando mucho camino. Pese a que los líderes hayan salido ya del Gran Sur, encuentran vientos de 45 nudos y olas de 6 metros. Para el trío de cabeza la remontada del Atlántico empieza de forma brutal. Peor aún en el caso de Dick, quien, tras haberse casi pegado al dúo de líderes, rompe el arraigo de su estay principal y se descuelga de nuevo.

Para Le Cléac’h, los problemas son menos espectaculares, pero las consecuencias son igualmente desastrosas. Un problema de genáquer en el estrecho de Le Maire le hace perder terreno cuando se había colocado a solo 10 millas de Gabart. El 6 de enero, un desplazamiento hacia el Oeste que esperaba beneficioso se convierte en una pesadilla; el 8 de enero, el retraso del patrón del Banque Populaire se alarga a más de 260 millas seis días después.

El domingo 27 de enero de 2013, a las 15.18, François Gabart cruza la línea de llegada y entra como gran vencedor en el canal de Les Sables d’Olonne, al final de un duelo increíble que ha durado 78 días, 02 horas y 16’, es decir, 28.646 millas recorridas a la impresionante media de 15,3 nudos. Tan solo 3 horas y 17 minutos después, Armel Le Cléac’h culmina también su vuelta al mundo, justo a tiempo de entrar en el canal, los primeros navegantes que consiguen dar la vuelta al mundo en un monocasco en solitario en menos de 80 días.

Dos días y medio después, Alex Thomson completa el podio al final, se beneficia de la avería de Jean-Pierre Dick, increíble 4º, recorriendo 2.650 millas sin quilla, perdida a 600 millas al sur de las Azores.

Hay que esperar hasta el 6 de febrero para ver a Jean Le Cam entrar en el canal de Les Sables d’Olonne, delante de Mike Golding y Dominique Wavre. Los siguen Arnaud Boissières y Bertrand De Broc, algo más tarde Tanguy de Lamotte (Initiatives-cœur) y finalmente Alessandro Di Benedetto, magnífico 11º y recibido como un vencedor.

Noveno al pasar el Ecuador, Javier Sansó no tiene esa suerte. Víctima de la pérdida de su quilla que acarreó el vuelco de su barco 400 millas al sur de las Azores, el 3 de febrero, el patrón español fue recuperado sano y salvo por la marina portuguesa.

 

Dejar respuesta