BARCLAYS 52 SUPER SERIES, cuatro barcos han ganado cuatro mangas

0
216

BARCLAYS 52 SUPER SERIES

Cuatro mangas disputadas y cuatro ganadores diferentes. Así ha comenzado la Rolex Capri Sailing Week. Mayor igualdad imposible. Los cambios introducidos en los barcos de las BARCLAYS 52 SUPER SERIES prometían una mayor competitividad entre la flota y no han tenido que pasar más que dos días para que esta impresión sea ya una evidencia.

No hay tanta diferencia entre los favoritos y los demás. Y esto es sinónimo de igualdad y de regatas parejas.

El martes vencieron en las BARCLAYS 52 SUPER SERIES el Phoenix de Eduardo de Souza y Quantum Rácing patroneado por Ed Baird. Y ayer lo hicieron el Vesper del armador norteamericano Jim Swartz y el Azzurra, liderado por el argentino Guillermo Parada. Cuatro mangas y cuatro fotos diferentes. Así, la clasificación no puede estar más apretada con los dos barcos vencedores hoy empatados en la primera posición con 14 puntos. Pero el liderato se lo queda el viejo Vesper (es el Quantum de 2008) ya que a su triunfo suman un segundo puesto mientras que el segundo mejor resultado de Azzurra es un tercero. Tras ellos se coloca Quantum Racing que ayer no tuvo su mejor día con un sexto y un cuarto mientras que Rán Racing del sueco Niklas Zennströn es cuarto en la general.

 Lo que es ya es una verdad contrastada es que las salidas y la primera ceñida son definitivas. No hay nadie que saliendo mal haya ganado una manga. Tampoco hay nadie que haya sido capaz de remontar al que ha pasado el primero por la boya de barlovento. En las cuatro pruebas celebradas el que ha pasado por la primera boya en cabeza ha ganado el episodio. Inapelable argumento.

 Ayer volvió a hacer poco viento en Capri. Unos siete nudos pasadas las 13.30 horas fueron suficientes para dar la primera salida muy cerca de la marina de la isla. Luego fue cayendo. Y fue Vesper quien mejor supo colocarse en la BARCLAYS 52 SUPER SERIES. Este ‘viejo’ barco navega a la perfección con poco mar y ayer la zona volvía a estar como un plato. Vesper salió bien mientras que Paprec tuvo que penalizarse por una partida antes de hora.

BARCLAYS 52 SUPER SERIES

En la primera ceñida Swartz tuvo que estar peleando con B2 de Michele Galli y el Rán para ver quien pasaba primero por la boya de barlovento. Y fue Swartz quien se refugió en las clavadas órdenes del táctico neozelandés Gavin Brady, ir por el centro del campo de regatas en unas condiciones muy cambiantes, para abrir un hueco. Y ya es conocido que esos huecos en la primera boya son muy complicados, hasta ahora imposibles, de recuperar.

Es harto complicado poder cazar a un velero que simplemente se preocupa por ir por el lugar acertado y en la primera manga de ayer en la BARCLAYS 52 SUPER SERIES, ha sido el Vesper quien se ha llevado el gato al agua. Brady explicaba al término de la jornada: “Haber conseguido la victoria es muy importante para el equipo. Veníamos de competir regular en Miami en los EE.UU. 52 SUPER SERIES. Allí no sentimos que navegáramos a nuestro máximo potencial. Hoy ha sido diferente y todo el mundo ha hecho un excelente trabajo en el barco. Ahora pensamos que somos capaces de estar con los mejores. Esta sensación es muy importante para el equipo porque demuestra que tenemos el nivel suficiente para aspirar a más. Ahora nos centramos en la regata costera de hoy. Navegación en línea recta le llamaría yo. Es un test real de velocidad para los trimmers, los tácticos y los navegantes. Va a ser un día para los barcos más rápidos de la flota”.

 Los grandes favoritos marraron. Quantum Racing salió mal y a partir de ahí solo pudo que pelear con el Gladiator de Tony Langley por una inusual para ellos sexta plaza. No pudo recuperar como tampoco pudo hacerlo Azzurra que eligió salir por babor junto al visor. Su salida fue muy buena pero les llevó a caer en un pozo de viento. Los italianos tuvieron que hacer un esfuerzo titánico para evitar el mal mayor y terminaron séptimos en la BARCLAYS 52 SUPER SERIES, tras ‘pegarse’ con Quantum.

La segunda manga de la jornada fue un monólogo de Azzurra. Los errores del barco en la primera manga no hicieron más que centrar a la tripulación y a un muy lúcido Vasco Vascotto en la táctica. De nuevo la pelea se concentró en la primera ceñida de la prueba. Esta vez eran los italianos con el Gladiator y el Rán los que lucharon titánicamente por llegar a la primera boya en cabeza. Y fue Guillermo Parada quien primero maniobró en la parte alta del campo.

 Nada pasó en la primera popa, pero sí que Provezza con Nick Rogers a la caña y con Tony Rey (ex Desafio Español) en la táctica y Quantum salieron por la parte izquierda de la puerta de sotavento. Los demás se fueron por estribor y ese riesgo pagó unos excelentes beneficios. En la ceñida los turcos pasaron del cuarto al segundo lugar y los norteamericanos del séptimo al cuarto y mitigaban así su mala jornada. Provezza, que lleva este año un palo nuevo fabricado en España, mantuvo a raya a Gladiator.

Dejar respuesta