Barcelona World Race. Las ballenas piloto y el Neutrógena

0
824

ballenas-piloto

La navegación para mí es bastante en blanco y negro. O estás en el camino correcto o no. O vas a la mejor velocidad o no. O haces la táctica correcta o no.

Para los que me conocen, estoy seguro que esta manera de pensar no les sorprende.

El estrecho de Gibraltar fue, desde mi punto de vista, una serie de pequeños contratiempos, oportunidades perdidas y falta general de habilidad para controlar nuestra situación dada la terrible corriente y carencia de viento.

Tendría que ponerlo en la columna de fallos negros, ya que perdimos muchas millas a barcos que teníamos muy cerca cuando entramos en el Estrecho. Excepto una cosa.

Calmadamente sentados justo en la orilla de Gibraltar, Boris y yo tuvimos una visita sorpresa de un grupo de ballenas piloto. Estas ballenas son famosas porque los viejos marineros las utilizaban para guiar los barcos dentro y fuera del puerto…

Esto nos encantó; les vimos de aproximadamente desde 1000 yardas, viniendo directamente hacia nosotros. Llegaron bajo la barca, con su sonido constante (quizás intentando comunicarse con la quilla 🙂 Entonces, algo que no había visto nunca antes, un par de ellos hicieron el pino debajo el agua, cerca del barco.

Por mala suerte, no fue posible de conseguir una buena foto de esto… Había leído sobre esto, pero nunca lo ha visto antes, fue increíble verlo!

Fue a partir de este momento que Boris y yo nos relajamos con poco con la situación.

Decidimos que quizás las cosas no estaban tan mal después de todo y que tomaríamos el resto del día tal como viniera, sin estrés.

Poco después, acabamos en el lado sur del Estrecho, un sitio por donde NADIE navega porque normalmente no hay nada de viento, pero nosotros, tuvimos un poco de brisa qué nos permitió poner la vela, navegar a contracorriente y finalmente acabar nuestro calvario.

Al final, las ballenas pasaron a ser un punto en la columna blanca. Quizás retrospectivamente, daban honor a su reputación de ballenas piloto, intentando comunicarse con nosotros: “Tranquilizaos, tontos, os hace reír esta vertical? El viento llegará dentro de poco y podréis volver a navegar de nuevo!”

Y ahora lo estamos logrando, estamos concentrados en descansar un poco y preparar un poco el preparando el barco para el paso del frente.

Gracias a las pequeñas ballenas grises de mi mundo en blanco y negro.

Fuente: BWR

Dejar respuesta