52 SUPER SERIES tuvo que suspenderse por falta de viento

0
197

52 SUPER SERIES

La desastrosa caída del viento impidió que la regata costera de la Rolex Capri Sailing Week pudiera ni tan siquiera llegar a su primera boya.  Así la primera cita europea de las BARCLAYS 52 SUPER SERIES se mantiene con el Vesper y el Azzurra como líderes de la clasificación, seguidos muy de cerca por Quantum Racing.


El día no ofrecía muchas esperanzas. El poco viento ya dejó amarrados a los barcos en la Marina Grande de Capri con la bandera de aplazamiento izada. Pero a la una de la tarde se pudo dar la salida con unos seis nudos de viento. Y ahí el líder, Vesper, hizo un trabajo óptimo al ser el más rápido e ir por la parte izquierda de la salida donde nadie le pudo seguir. Pronto abrió hueco.


Ese costado del campo de regatas de la 52 SUPER SERIES, no era el más corto hasta la primera boya que estaba colocada en los irónicos e infinitamente fotografiados islotes de los Faraglioni, pero sí que era el lugar donde el viento ayudaba más o perjudicaba menos, según se quiera mirar.


La mayoría de los barcos se fueron tras el Vesper del armador norteamericano Jim Swartz porque su idea comenzaba a manifestarse como la más acertada. De nuevo el crédito se lo llevó el táctico neozelandés Gavin Brady que se está destapando como un excelente recurso en su primera aparición en las BARCLAYS 52 SUPER SERIES. Los que le siguieron acertaron y Gladiator de Tony Langley y el Rán Racing de Niklas Zennström fueron los primeros que se fueron tras los americanos.

52 SUPER SERIES

Brady comentaba al final de la jornada: “Estas son las cosas que te puedes esperar cuando vienes a Capri. Calor y poco viento. Como si vas a San Francisco lo normal es que haya viento y mucha corriente. Sabíamos que nos íbamos a enfrentar a esto hace tres meses cuando Swartz nos dijo que veníamos a las 52 SUPER SERIES. No ha sido una decepción que se haya cancelado la manga. A veces se gana y a veces se pierde… Además durante la manga bromeábamos diciendo que a lo mejor el que pasaba primero por la última boya podía quedar último en la llegada”.


Los que se equivocaron fueron Azzurra, Paprec y B2 que optaron por ir más cerca de la isla y a su llegada a los acantilados se quedaron varados. A estos barcos les llegó como agua de mayo la llamada de abandono de la prueba que hizo el Comité cuando casi se llevaba ya una hora de prueba y no se había llegado ni a la primera de las boyas establecidas junto a las preciosas rocas de la isla de Capri.


La imagen de toda la flota de la 52 SUPER SERIES, navegando a menos de dos nudos (al menos se pudieron recrear con las maravillosas vistas) ya fue definitiva y el responsable del Comité de regatas, Peter Reggio, decidió anular la manga y devolver a los barcos a la Marina Grande de Capri. Hoy se volverán a disputar mangas de barlovento-sotavento aunque las previsiones siguen siendo de poco viento.
 

Dejar respuesta