34 America´s Cup. El Emirates Team New Zealand lidera la Louis Vuitton Cup

0
247

Grupo Navega

El Emirates Team New Zealand volvió a tomar ayer el liderato en la final de la Louis Vuitton Cup, ya que el Luna Rossa tuvo que retirarse al principio del tercer encuentro debido a daños en el brazo de control de la vela rígida de 131 pies de altura.

El Emirates Team New Zealand finalizó el recorrido sin competencia y lidera las series 2-1. El primero en sumar 7 puntos gana el derecho a desafiar al ORACLE TEAM USA el mes que viene en la 34 America’s Cup.

La tercera rotura entre los dos equipos en tres días supone una gran decepción, ya que el tercer encuentro comenzó muy igualado. El timonel del Luna Rossa, Chris Drapper, realizó un esfuerzo enorme en la pre-salida, manteniendo a raya al Emirates Team New Zealand de Dean Barker. Draper entró en el campo de regatas 1 segundo por delante de Barker y a barlovento.

“Sentí que teníamos la oportunidad de enganchar al Luna Rossa, pero no funcionó,” dijo Barker. “Eso nos pone en una situación difícil. Podríamos haber hecho un mejor trabajo en los últimos 20 o 30 segundos.”

Grupo Navega

El Luna Rossa se mantuvo al nivel de Aotearoa en un primer través espectacular, que vio a los dos AC72 sobre sus hidroalas mano a mano a 34 a 38 nudos de velocidad y separados por menos de una eslora. Pero el barco italiano se bajó brevemente de las hidroalas justo antes de la primera boya, lo que permitió al Emirates Team New Zealand meterse por sotavento y liderar por 3 segundos en la boya.

Aunque las velocidades eran iguales en el través, el Emirates Team New Zealand fue más rápido en la siguiente empopada. Los neozelandeses hicieron una media de 35 nudos, mientras que los italianos registraron una media de 33.83 nudos, lo que permitió al Emirates Team New Zealand liderar con una ventaja de 20 segundos en la boya de sotavento.

Las dos tripulaciones tomaron la boya por babor (izquierda) del barco. Tras tomar la boya, el Luna Rossa viró a estribor tratando de separarse de los neozelandeses y momentos después un problema en el brazo de control de la vela rígida les obligó a frenar en seco.

“Desafortunadamente tuvimos un problema en la línea que controla el giro de la vela rígida y no pudimos continuar navegando,” dijo el patrón del Luna Rossa, Max Sirena. “La línea llega hasta la base de la vela rígida y se enrolla en poleas. Las poleas se movieron y causaron el problema en la tensión de la línea de control. Afortunadamente se arregla rápido, pero desafortunadamente no pudimos seguir compitiendo.”

Grupo Navega

El viento subió hasta superar el límite de los 19,4 nudos, por lo que no se pudo disputar el siguiente encuentro, que se aplazó hasta el miércoles.

Hoy es un día libre para las dos tripulaciones, que pasarán la jornada realizando tareas de mantenimiento del barco y también de sus cuerpos. Como el Oficial Principal de Regatas señaló esta mañana, el programa de regatas está pasando factura.

“Creo que los dos encuentros por jornada están machacando más a los tripulante que a los barcos,” dijo Craig, oficial de regatas desde hace años basado en San Francisco. “La naturaleza física de lo que los equipos están pasando es tremenda, es muy duro tener dos encuentros por día. Soy optimista que con las mejores corrientes que vienen con la marea y cuando avancemos a septiembre, cuando normalmente hace menos viento, veremos a los equipos menos estresados que ahora.”

Dejar respuesta