¿Palma se va a comer el “marrón”?

0
276

espectaculo America´s Cup

Una vez, que afortunadamente nos hemos quitado el “marrón” de la Copa América, ahora resulta que la Cámara de Comercio de Mallorca está interesada en patrocinar dos o tres eventos de esos Actos, con pretensiones económicas para las arcas de Coutts, que quieren organizar los nuevos gestores de la Jarra de las Cien Guineas. A la Cámara de Comercio de Mallorca le va a costar de tres a cuatro millones de euros este “circo”, para que al final no se consiga nada. Palma ya está colocada en el mapa del mundo y no le hace ninguna falta albergar _que no organizar _ unas regatillas con catamaranes de 45 pies, que al final no van a tener ningún interés deportivo.

Si Valencia ha rechazado esta posibilidad, después de que Larry Ellisson y Russell Coutts estuvieran engañando a España y al Rey durante tres años, Mallorca no debería ser menos. La Copa América lleva ya unas ediciones que se ha convertido en un negocio, pero a partir de ahora se va a convertir en una fabrica de hacer dinero. La pregunta es: ¿Por qué ahora está España en el punto de mira de los Business de esta competición? Con la que está cayendo se me antoja bastante valiente y demasiado pendenciero regalarle a uno de los hombres más ricos del mundo dos o tres millones de euros para que juegue con sus barquitos.

Vuelve, como no podía ser de otra manera, Louis Vuitton como gran patrocinador de la pelea entre los “challengers”. Después de los desaires que sufrió en la XXXII edición por parte de ACM, y en concreto por la mano derecha de Michael Boneffous (el italo-suizo no tiene mano izquierda), la prestigiosa marca de moda se sube otra vez al carro. Las malas artes de ACM la hizo huir de los campos de regatas y ahora vuelve _ espero que no lo haga de la mano de Bruno Touble _ para intentar volver a ser el emblema de la Copa América. ¿Les dejará Russell Coutts? No me creo nada. La inversión va a ser de más de 100 millones de euros y ya hay que vender bolsos para sacarle rendimiento a una regatillas de catamaranes de 45 pies. Como botón, una muestra, si miramos el “éxito” aplastante que han tenido las Louis Vuitton Pacific Series.

España, como todos los animales, va a tropezar una vez más en la misma piedra. La culpa se la echaremos al empedrado porque nadie querrá coger las riendas de la responsabilidad, pero los empresarios de Mallorca deben tener en cuenta una cosa muy importante antes de lanzarse al vacío: las regatas de los catamaranes de 45 pies no valen para nada. Es mucho mejor volcarse con el Trofeo Princesa Sofía, que está dejado de la madre de Dios o con la Copa del Rey. Por muchísimo menos dinero alcanzarán la misma notoriedad.

Dejar respuesta